El suizo Darío Cologna [en] ganó la medalla de oro en esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 [en], pero en el Perú fue noticia por una escena emotiva y ejemplar: esperó más de media hora en la meta al peruano Roberto Carcelén para estrecharle la mano y abrazarlo, pues sabía que este último disputó la competencia a pesar de tener dos costillas rotas.

Carcelén se rompió las costillas en un entrenamiento, y aun así decidió participar en carrera en la nieve de 15 km, pues ya había anunciado que estos serían sus últimos Juegos de Invierno.

En Twitter, la noticia no pasó desapercibida: