¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Arcoiris: Un proyecto cubano que lucha contra la discriminación de la comunidad LGBT

Este post es parte de nuestra serie sobre género y sexualidad en América Latina y el Caribe en colaboración con NACLA (North American Congress on Latin America [en]- Congreso Norte Americano sobre América Latina)

cropped-BANNER-ARCOIRIS6La fundación

En julio del 2011 nació Proyecto Arcoiris en Cuba, un nuevo proyecto para luchar por los derechos de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género no heteronormativas.

Todo empezó cuando la activista Yasmin Silvia Portales compartía su insatisfacción con el estado, en ese momento, de los espacios de reivindicación social de los derechos sexuales y reproductivos de las personas sexodiversas: 

Mientras, ¿qué hacemos las personas LGBTI a las cuales la filiación política llevó a distintos grupos de la izquierda libertaria y anticapitalista? Nos corresponde ampliar los marcos ideológicos desde los cuales se debate el asunto de la discriminación por orientación sexual e identidad de género, introducir nuestras propias exigencias, aportar nuestras fuerzas, proponer otros caminos. Esto es política, ¿a quién le da miedo decirlo?

Dicha convocatoria, enviada por Portales a un grupo de amistades y personas conocidas vía correo electrónico, encontró pronta resonancia. En mi bitácora, Negra cubana tenia que ser, escribí lo siguiente sobre el proyecto en julio del 2011:

Lo cierto es que en la Cuba de hoy seguimos asidos a una moral que concibe el matrimonio entre hombres y mujeres y los hijos e hijas para los heterosexuales. Como tampoco me adscribo ninguno de los (pocos) grupos existentes en el país, ni desde el activismo, mucho menos desde la teoría, vislumbro al Proyecto Arcoiris como el ejercicio ciudadano que nos permitirá, a lo sumo, apresurar la ratificación del nuevo Código de Familia, cuya aprobación, por la Asamblea Nacional, se ha retrasado por más de 16 años.

Luego de realizada la primera reunión del grupo, el activista Isbel Díaz Torres de la Red del Observatorio Crítico expresó en su columna en Havana Times lo siguiente:

Me pareció captar entre los que asistimos, el deseo de dialogar sin asimetrías con todas las partes. Sería funesto que nos posicionáramos en un estrato superior para acceder al público LGBTI cubano para conocer sus intereses. Tampoco parece factible colocarnos por debajo en nuestras demandas a las instituciones estatales con quienes necesariamente interactuaremos.

En el mes de septiembre del 2012 se creó la bitácora del Proyecto Arcoiris y ahí se publicaron inmediatamente sus principales aspiraciones, entre lo que destaca: 

El Proyecto Arcoiris cree que es necesario luchar, porque todavía hoy, en Cuba, es difícil salir a la calle cada día y vivir como personas no heterosexuales. Defendemos el derechos de negarnos a mentir a nuestras familias, comunidades, colectivos de trabajo, amistades; defendemos también el respeto a aquellas personas heterosexuales que nos apoyan contra la homofobia cotidiana.

Más adelante se agrega:

Queremos para Cuba libertad y autodeterminación, queremos toda la riqueza que podamos producir honestamente, y queremos la prohibición legal de todas las formas de discriminación por sexo, edad, origen étnico o geográfico, religión, orientación sexual o identidad de género.

En la bitácora también es posible acceder a los números del boletín digital Ahí te va que creó Arcoiris, el cual además se envía por correo electrónico.

La Besada por la Diversidad

De todas las actividades realizadas por el Proyecto Arcoiris, sin duda la ‘Besada por la Diversidad’ ha sido la de mayor repercusión nacional e internacional. La misma tuvo como objetivo conmemorar el Día del Orgullo Gay en la Isla el 26 de junio del 2012, celebración que hasta el momento no había tenido lugar en Cuba.

La Besada se convocó usando las tecnologías de la información y las comunicaciones, algo sin precedente en Cuba, a lo cual Portales se refiere en una reciente entrevista: 

Creo que […] hicimos un punto de inflexión con el uso coordinado de diversos recursos comunicativos electrónicos –teléfonos fijos o móviles y redes sociales con base en Internet.

Varias entidades comerciales habían estado haciendo publicidad a través de los celulares en Cuba, pero Arcoiris ha inaugurado el uso de los móviles para convocatorias de perfil político y emancipatorio explícito, ¡y sin el apoyo del Estado!

Incontables fueron las repercusiones que tuvo tanto la preparación de la Besada como su realización: Martinoticias, Cubanet, IPS, EFE, Global Voices, entre otros medios, publicaron notas sobre dicha actividad.

Besada por la diversidad y la igualdad en La Habana, Cuba. (Foto: Cortesía de Jorge Luis Baños)

Besada por la diversidad y la igualdad en La Habana, Cuba. (Foto cortesía de Jorge Luis Baños)

Tomando como preámbulo los artículos 42, 53 y 54 de la Constitución de la República de Cuba, la declaración que leyó Portales justo antes de comenzar la Besada anota en uno de sus párrafos que:

Por eso estamos aquí, ocupando el espacio público que la Revolución de 1959 conquistó para todas las personas de la nación sin distinciones, porque la Revolución será feminista, o no será, será antirracista, o no será, será abierta a las críticas de toda la ciudadanía, o no será, será antihomofóbica, o no será. Será, en fin, una lucha absoluta contra todas las discriminaciones, o no será verdaderamente socialista y las vidas de quienes murieron por implantar la dignidad plena del hombre y la mujer en esta tierra carecerán de sentido.

La actualidad

Interesados en saber cuáles son las actividades en las que se concentra actualmente el Proyecto Arcoiris, entrevistamos a su iniciadora, la bloguera Yasmin Silvia Portales, y al bloguero Luis Rondón Paz, quien se ocupa especialmente de la actualización del blog del proyecto.

Sobre las actividades en las cuales está inmerso ahora el proyecto, Yasmin Silvia comenta:

Ahora concentramos esfuerzos en la organización de una delegación cubana a los Gay Games, que serán en agosto de 2014 en Cleveland, Ohio, USA. Cuba nunca ha estado en los Gay Games, y consideramos que es una idea excelente para el proceso de construcción de la comunidad LGBTQ de acá. Por supuesto, que es un proyecto enorme, en cuanto a gente involucrada y recursos. El CENESEX nos ha reconocido como interlocutores y nos prestaron asesoría en los primeros pasos organizativos. 

Recientemente el Proyecto ha creado una bitácora de igual nombre y contenido en la plataforma Cubava. La bloguera sobre las nuevas oportunidades que se abren con este espacio:

Clonar el blog en Cubava.cu es un paso muy importante para acercarnos a Cuba, para socializar las acciones del grupo y generar un espacio de memoria del activismo LGBT. Es pertinente aclarar que el acceso a internet en Cuba tiene carácter limitado (31% de la población) y segregado, pues la mayor parte de estas personas en realidad solo pueden navegar la “intranet”: sitios web dentro del dominio “.cu”. Ahora Proyecto Arcoíris tiene un espacio de activismo LGBT y diálogo potencial dentro de la red nacional, accesible desde cualquier lugar de Cuba. Esperamos entonces que más gente se entere de lo que hacemos y opine, critique –de modo respetuoso– y hasta inicie sus propias acciones en otras zonas de la isla.

Sobre este mismo asunto, Luis Rondón Paz, fundador del Proyecto, señala:

Pienso que su promoción [del Proyecto Arcoiris] en la naciente plataforma blog al interior de la isla cubana aportaría un granito de arena para la construcción de esa cultura de debate que tanto necesita la futura sociedad socialista diversa, inclusiva, democrática y justa que entre todas y todos deseamos tener.

Un tema muy actual en la agenda cubana es el anteproyecto de ley del nuevo Código del Trabajo. Acerca de la protección de los derechos de las personas sexodiversas en la referida norma Yasmin Silvia precisa:

Creo que el nuevo Código del Trabajo es un proyecto neoliberal, muy enfocado en facilitar la explotación de la clase obrera cubana en el proceso de reconstrucción del capitalismo. Como tal, esta Ley no tiene una base emancipadora, menos aún de reconocimiento de los problemas específicos de los diversos grupos identitarios que integran la nación.
Fíjate que todo el lenguaje es sexista, y las mujeres solo son mencionadas como madres, y se hace una vaga referencia a la discriminación por color de la piel, pero con el término “raza”. Respecto al Código actual, los mecanismos para la reclamación de justicia laboral han sido limitados, y no se incorporan fenómenos ampliamente reconocidos como problemáticos en el ámbito laboral, como el acoso sexual o moral.

Por su parte, Rondón dice:

Lo triste del Código de Trabajo es que hoy si a un jefe le da el deseo de decir que no trabajas porque eres “flojito” o muy “macho” no tienes a donde acudir, porque en la ley no existe respaldo alguno ante discriminaciones de este tipo [...]

El Proyecto Arcoiris también tiene una página en Facebook, la que al igual que las bitácoras es atendida por varios miembros del grupo, con la intención de minimizar los efectos que conlleva bloguear desde una Isla con poca conectividad y conexiones extremadamente lentas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.