¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

¿Una segunda revolución en Libia?

El 15 de febrero de 2011, dos días antes del planeado “Día de la Ira”, mujeres libias familiares de los prisioneros del Centro Penitenciario Abu Salim, montaron una de sus usuales manifestaciones de protesta en Bhengazi exigiendo respuestas a la desaparición y/o la muerte de sus seres queridos en la infame prisión de Muammar Gaddafi. La famosa prisión era un sitio reservado para los activistas, los presos políticos y otros individuos que el antiguo hombre fuerte de Libia consideraba perjudiciales al sistema “‘Jamahiriya” (término acuñado por Gaddafi para designar el nuevo sistema de gobierno en el país).

Teniendo como telón de fondo el derrocamiento de los dictadores en Egipto y Túnez en el despertar de la primavera árabe, la revolución Libia fue distinta de las otras. El resto como se suele decir, es historia, mientras Libia cayendo en una revolución armada fuertemente apoyada por las fuerzas aéreas de la OTAN.

El camino a la democracia ha sido bastante accidentado, aúnque hemos tenido tres gobiernos en menos de 2 años, sin derramamiento de sangre. En contra de todas las previsiones, Libia tuvo una elección ejemplar en junio de 2011, que contenía un mensaje de esperanza por haber sido ganada por un partido no islámico, como dice Asma de @LibyanBentBladi [en, ar]:

@LibyanBentBladi: Nosotros los libios siempre hemos sido marcadores de tendencia. El resultado de las elecciones rompe la ola islámica.http://nyti.ms/Mc1Tk2

Ben Ghazi celebrates the second anniversary of the Libyan revolution. Photo credit: Libyan Youth Movement Facebook page

Celebración en Benghazi por el segundo aniversario de la revolución libia. Foto: Libyan Youth Movement- Facebook

Sin embargo, al segundo aniversario de la Revolución del 17 de Febrero, como ahora se le conoce, las promesas revolucionarias de cambiar la nueva Libia en una democracia próspera no han sido cumplidas. El gobierno libio, rechazando la ayuda internacional, fracasó en la protección de las fronteras y los almacenes de armas, transformando al país y algunos de sus ciudadanos en los más grandes contrabandistas y traficantes de armas del planeta.

Prioridades equivocadas, el continuo alejarse de la justicia y de la reconciliación y el evidente aumento de la corrupción enfriaron la euforia, intensificando las quejas de varios grupos y regiones. El triste relato de un expatriado [en] sobre su experiencia en el exilio es un excelente ejemplo de los problemas no solucionados:

“Adiós mi hogar amado,
algún día volveré
morada de mi felicidad- de mi dignidad
consuelo de mi vejez
santuario de mi cuerpo agotado
¿volverán mis manos a abrir tu puerta?
¿Volverán mis pies descalzos a correr por vuestros campos
hundiéndose una vez más en la tierra fresca?
¿Encontraré el Algarrobo de pie
desafiando a los animales salvajes?
Las rosas que cultivé contra todas las probabilidades,
el jazmín balanceándose en la brisa,
¿estarán ahí para darme la bienvenida?
la abubilla en mi ventana- ¿se acordará de mi?
¡Te echo de menos! ¡Te extraño! grito
El conocer, el pertenencer
la belleza de la luz matutina
el azul celeste de las tardes
Estoy desconsolado, he perdido mi hogar
Desplazado y exilado,
¿cuanto tiempo tendré que deambular?
¿Cuan lejos tendré que vagar?”

Libios, como Sarah de @LibyafromFrance [en, ar], están además estupefactos de ver como la Suprema Corte puede pasar tan rápido la ley permitiendo a los hombres tomar una segunda esposa sin el permiso de la primera, rechazando así la ley del periodo de Gaddafi que controlaba la poligamia, mientras  todavía esperan por una ley de  transición de la justicia.

@LibyaFromFrance: Que portada ”@AlArabiya_Eng: Para los hombres libios es hora de buscar una segunda esposa.”

El aumento de influencia de los islámicos en las esferas públicas y su utilización de milicias les permitió dogmatizar cada vez más, culminando con el asesinato del embajador de EE.UU. en Benghazi en el 11 de septiembre de 2012. Esto ha sido un punto de inflexión con el aumento de secuestros y asesinatos en Libia, sosteniendo con firmeza la opinión de que el gobierno elegido estaba impotente, lento y desconectado de los problemas reales de Libia. Las voces que piden un Gobierno Federal se escuchan mas fuertes y tuvieran su ápice con los planes para una segunda revolución el 15 de febrero en Benghazi basándose en el argumento de que ellos lo iniciaran todo y por lo tanto pueden volver a hacerlo para corregir los errores. La lista de reivindicaciones van desde la renuncia de políticos hasta la instalación de un sistema de gobierno federal.

Parece ser que los avisos a los extranjeros para no viajen a Libia ha sido la gota que colmó el vaso, según Highlander [en]:

Los últimos consejos de viaje a Libia, hacen que incluso yo que vivo ahí, me sienta asustado de viajar por el país.

Todas estas decepciones y emociones negativas, además del miedo creciente de que los partidarios del régimen de Gaddafi tengan éxito al desviar la atención de la protesta hacía su propia contra revolución, han tenido un coste enorme entre los libios haciendo que muchos como Hanan Saeed de Romana [en] escriba que se siente con pocas ganas de celebrar.

“¿De verdad? ¿Qué celebramos?
¿El caos quizás?
No lo se, ¿quizás la falta de leyes y orden?
¿O quizás este sentimiento nuevo de terror que hace que no salgamos de casa después de las oraciones del Magreb?
¿El odio profundo por cualquiera que lleve una arma en público?
O aún mejor, ¿a la nueva costumbre de ver armas de fuego en plena luz del día?
hmmm.. yo me esfuerzo por encontrar más cosas para añadir a esta lista… Mientras tanto, al menos para mi, el 17 de febrero no es mas que un triste recordatorio de lo que esperábamos que fuera pasar, y no de lo que en realidad esta pasando.

Los libios se preguntan donde ha ido a parar el estado de animo de unidad y victoria sobre el mal, en el camino al aniversario de la revolución que se extenderá por un fin de semana largo. Pero de alguna manera las preparaciones para la celebración empezarán más temprano de lo esperado y se transformarán en celebraciones en regla en varios distritos de Trípoli.

Como Ruwida Ashour de Omar Almokhtar's Daughter [en] publicó:

“todos nos acordamos de como actuamos estos días hace dos años, intentando hacer lo mejor que podíamos por mantener la ciudad segura y feliz, yo estaba un poco preocupado por mi ciudad, por las personas que intentan denigrar a Bhengazi, pero con el presente, no estoy sólo feliz, estoy desmadrado, y no estoy preocupado por los grandes héroes (el pueblo de Benghazi)”

Centenas de jóvenes salieran a las calles en varias partes de Libia para garantizar la seguridad de las ciudades en anticipación a la celebración, ganándose con eso la gratitud de la gente, como Maimuna de @fcukruna que tuiteó:

@fcukruna: Me quito el sombrero ante todos los “shabab bladi” (jóvenes de mi país), montando guardia en el frío por toda la noche, mi amor y mi aprecio a vosotros <3! #Libya

Parece ser que solo cuando el Partido Federalista confirmó que no estaría en la manifestación del 15 de febrero planeada en Benghazi [en], fue que el país echó un suspiro de alivio colectivo y se ha vuelto loco como atestigua @Shabablibya del Movimiento de la Juventud Libia en este tuit:

@ShababLibya: Acabo de eskypear con nuestro admin en#Benghazi Shara3 Jamal Street; ¡una celebración increíble!#libya #feb17 RT

“En una declaración sorprendente en la cadena de televisión Al-Ro’ya, la noche del miércoles, el grupo Federalista Cyrenaica anunció que no participaría de la manifestación que originalmente había sido incitada por ellos. Pidió a sus partidarios que no participasen en ella. Dijeran que su decisión era basada en la seguridad de la comunidad, la preservación de la unidad nacional, la armonía social y para evitar que la gente se involucrara en conflictos, por petición de varios partidos y entidades políticas.
Este último punto se refiere a que otros grupos o que se oponen a la revolución o que tienen otras intenciones puedan usar la manifestación para perpetrar actos de violencia.

Screenshot_1

Concluyo que si, tenemos un largo camino hacia los derechos humanos, la libertad de expresión, y todas las formas de justicia y prosperidad económica, pero hasta ahora fuimos capaces de prevenir la guerra civil a pesar de que estamos inundados de armamento y pudimos mantener la unidad nacional con una muestra de solidaridad en el último minuto, volviendo a sentir ese sentimiento especial cargado de adrenalina de la post revolución, cuando todos los sueños eran todavía posibles. ¿Puede que sea esa la verdadera segunda revolución?

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.