Uno de los principales líderes del movimiento de los sin tierra en Brasil fue muerto a tiros [en] el sábado cuando se dirigía a su hogar en el Estado de Río de Janeiro. Publicando una foto que tomó de Cicero Guedes, Marcos Pedlowski [pt] enfatiza que “la pérdida no solo es humana sino que profundamente política. Además de ser un hombre ejemplar, esposo y padre, Cicero encarnó las mejores cualidades que los verdaderos líderes deben tener”. De acuerdo a la Comisión pastoral de la tierra (CPT) de la Iglesia católica, el número de activistas de tierras amenazados ha aumentado de 125 a 347 entre 2010 y 2011.