¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Přednádraží no se rinde: Comunidad romaní checa resiste los desalojos

En agosto de 2012, la municipalidad de la ciudad de Ostrava emitió una orden de desalojo de 24 horas al propietario de 11 edificios en Přednádraží, y se le pidió que desalojara a todos los habitantes. Se le dio como causal la condición poco segura de los edificios, principalmente debido a líneas de alcantarillado rotas. Tres demandas han sido presentadas entre los diversos departamentos de la municipalidad de Ostrava para establecer responsabilidad por la reparación de las líneas de alcantarillado, pero al mismo tiempo, los habitantes deben afrontar las consecuencias de este descuido (cobertura previa del caso en Global Voices – acá y acá).

“¡No nos rendiremos!” (agosto de 2012). Foto de Daniela Kantorova.

Aproximadamente 100 familias, apoyadas por activistas locales, se negaron a salir. Muchos simplemente no tenían otro lugar a dónde ir, algunos habían estado viviendo ahí durante más de 30 años. Ahora, cinco meses después, doce familias siguen en Přednádraží, incluidos seis niños. Todos, excepto una pareja, se han mudado al Edificio #8, que se ha convertido en el centro de atención de los esfuerzos de la comunidad.

Edificio 8 en Přednádraží. Foto de Daniel Arauz, usada con autorización.

La Autoridad de Trabajos de Construcción delineó una lista de reparaciones a hacer con la finalidad de declarar los edificios de Přednádraží habitables, y el propietario, el señor Roztočil, estuvo de acuerdo en que los ocupantes podrían hacer ellos mismos las reparaciones necesarias al Edificio #8. Como el propietario no tiene fondos disponibles, la comunidad depende de los fondos recaudados por los activistas del lugar. Hasta ahora, se ha reparado el techo, se han limpiado los sótanos y siguen las chimeneas.

Jan Bandy, organizador de la comunidad de Přednádraží. Foto de Daniela Kantorova.

Přednádraží Repairs Plan. Photo: Daniela Kantorova

Plan de reparaciones de Přednádraží. Foto de Daniela Kantorova.

Todo esto está ocurriendo en condiciones duras: el suministro de agua sigue viniendo de una única llave y la electricidad se suministra oficialmente a solo un departamento. También, una pareja sigue en el Edificio #17, donde hay suministro de electricidad, pero no agua potable. Son personas de etnia checa, que no han podido mudarse a otro lugar. Ambos tienen problemas crónicos de salud, están luchando para pagar sus medicamentos cada mes. Sin embargo, la comunidad está determinada a seguir con las reparaciones.

Edificio #17 en Přednádraží. Foto de Daniela Kantorova.

Aunque la cantidad de familias en Přednádraží ha disminuido y la mayoría de edificios han caído presa de bandas de saqueadores que buscan trozos de metal y materiales de construcción, en su mayoría ignorados por la policía, algunos habitantes que se habían ido han expresado su interés en volver. Muchas familias que salieron de Přednádraží no tienen más opción que irse a alojamientos costosos. También han estado enfrentando duras condiciones en los alojamientos: sobrepoblación, una epidemia de disentería [en] que empezó en el otoño y hasta presión para no hablar bajo amenzada de desalojo de los propios alojamientos.

Přednádraží tras el saqueo. Foto de Daniel Arauz, usada con autorización.

Hay acusaciones de una conexión entre funcionarios municipales y propietarios de alojamientos que reciben financiación pública para administrar sus locales. Sin embargo, los alojamientos no son una alternativa barata de vivienda. Por ejemplo, un alojamiento en la calle Cihelní en Ostrava [cs] cobra 80 CZK (poco más de 4 USD) por persona por noche para un alojamiento a largo plazo si cuatro personas o más se quedan en una habitación simple con instalaciones compartidas. Para una familia de seis miembros esto pasaría a ser 14,400 CZK al mes  (740 USD), lo que para la mayoría es prohibitivo, pues el salario checo mensual promedio [cs] es aproximadamente 24,500 CZK (1,265 USD).

Ha sido extremadamente difícil para las personas de Přednádraží encontrar otra vivienda debido a la escasez de viviendas baratas en Ostrava, y los exageradamente altos depósitos de renta que los propietarios privados cobran a los romaníes. Además, muchos habitantes de Přednádraží están desempleados.

Edificio #17 en Přednádraží. Foto de Daniela Kantorova.

A menudo, a los romaníes se les culpa por su desempleo, pero las razones de esto, además de la completa discriminación por parte de los empleadores, están enraizadas en la opresión histórica de los romaníes en Europa. Por ejemplo, la República Checa tiene un largo historial de segregación en la educación [en] que se practicó durante los años de la dictadura comunista y todavía sigue. Existía la práctica común de enviar a todos los niños romaníes a colegios de educación especial para niños con deficiencias cognitivas, sin ninguna evaluación psicológica que demostrara esas deficiencias.

En 2007, la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo resolvió en el caso iniciado por los ciudadanos romaníes contra la República Checa [en] condenar esta práctica. En noviembre de 2012, los romaníes de Ostrava organizaron una marcha [en] en el aniversario de esta decisión. Esta marcha fue la primera acción reportada organizada independientemente por los activistas romaníes sin apoyo del gobierno ni ninguna ONG.

Sin embargo, a pesar de la decisión de la Corte Europea, y a pesar de que, por ejemplo, la ciudad de Ostrava inició su programa de “inclusión social” con auspicio de la Unión Europea [cs] en febrero de 2012, la discriminación de los niños romaníes en los colegios continúa, según un informe publicado por la oficina checa de Amnistía Internacional [en] en noviembre de 2012.

El gobierno checo también se ha rezagado en su seguimiento de la situación de Přednádraží. Aunque la oficina del Defensor del Pueblo realizó un informe, luego de la visita de sus asesores a Přednádraží en el verano, su publicación sigue pendiente. La gente de Přednádraží todavía tiene por ver una señal de buena voluntad por parte de las autoridades, una señal esperada desde hace años. Mientras tanto, siguen luchando por sus derechos humanos básicos a un hogar, a pesar de las amenazas, la pobreza y las duras condiciones de vida.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.