¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Tailandia: Por qué fracasó la protesta de Pitak Siam

El grupo antigubernamental Pitak Siam (Proteja Tailandia) prometió movilizar a un millón de personas en las calles de Bangkok el pasado 24 de noviembre, pero sólo consiguió reunir a 20 000 [en]. La concentración se volvió violenta y la multitud se dispersó por la tarde sin alcanzar el objetivo de derrocar la administración de la Primera Ministra Yingluck Shinawatra.

Según el grupo, Yingluck debe ser destituida porque es una persona corrupta y una «marioneta» en manos de su hermano Thaksin, anterior primer ministro tailandés destituido por un golpe de estado en el 2006. También se le acusa de no respetar al Rey, una figura política muy querida en Tailandia.

Blogueros, periodistas y académicos han escrito sobre el fracaso de Pitak Siam y del impacto político de la protesta [en].

La policía antidisturbios tailandesa se enfrenta a los manifestantes durante una protesta organizada por Pitak Siam. Foto de Piti A Sahakorn. Copyright @Demotix. (11/24/2012)

El escritor de Global Voices Aim Sinpeng [en] subraya el verdadero motivo por el que el grupo organizó la protesta.

Sin embargo, la concentración no tenía nada que ver con el gobierno de Yingluck ni con las Camisas Rojas. Fue un intento de las antiguas fuerzas de las Camisas Amarillas para recalibrar una identidad y una posición en la sociedad tailandesa.

En este punto, las concentraciones de Pitak Siam fracasaron en diversos frentes, grupos y en coordinación, según los líderes. No obstante, su continua oposición al «régimen de Thaksin» y sus esfuerzos para preservar su visión de una Tailandia monárquica y conservadora no se amainarán.

Muchos miembros y líderes de los Camisas Rojas [en] están relacionados con Thaksin. Las Camisas Amarillas son grupos en contra de Thaksin que organizaron concentraciones masivas en el 2008.

Nick Nostitz [en] cubrió la concentración y compartió sus observaciones:

En definitiva, estoy contento y aliviado porque el nivel de violencia del día no ha sido tan malo. Hasta donde yo sé, ha habido suficiente acción para subir la adrenalina, pero no demasiada violencia ni tampoco heridas importantes.

Creo que la policía ha sido muy comedida en su respuesta así como disciplinada, y he comprobado que han mejorado su entrenamiento durante los últimos años. Además, la violencia por parte de los protestantes no ha sido tan mala como he visto en muchos otros incidentes en los últimos años.

Andrew Spooner señaló el fracaso de los canales de televisión internacionales al presentar las demandas «antidemocráticas» de Pitak Siam:

También me gustaría preguntar por qué los medios de comunicación internacionales fracasaron, casi por completo, en representar los hechos de Pitak Siam. Este grupo lo ha dejado claro públicamente y en repetidas ocasiones: su objetivo era destruir la democracia y solidificar Tailandia, pero ni un sólo corresponsal extranjero lo ha comunicado así… ¿Por qué? ¿Qué ocurre cuando se comunican ciertos acontecimientos? ¿O es que estos acontecimientos se pierden cuando los corresponsales se aferran a un triste «equilibrio» basado en una «neutralidad» extremadamente ambigua y forzada?

Según Bangkok Pundit [en], fue una concentración «desorganizada»:

El cierre de varias calles cercanas al lugar de la protesta y las noticias prematuras de posible violencia pudieron asustar a algunas personas (quizá animó a otras a venir), pero ¿hay alguna historia creíble entre toda la gente que no pudo asistir?

La concentración no alcanzó el objetivo idealista de deshacerse del gobierno. Los protestantes tuvieron su momento álgido tras la concurrencia del mes pasado que fue más de la esperada, pero esta vez necesitaban más… En este caso, la concentración fracasó al no cumplir con las expectativas.

Viajas unas horas y cuando llegas, bueno, se va a pique. ¿Irás motivado cuando asistas a la próxima? De acuerdo con todos los informes y tras escuchar algunos discursos, la concentración estaba desorganizada y tuvo pocos discursos carismáticos.

The Lost Boy [El chico perdido] [en] habló del fracaso de la concentración:

El grupo no tiene ideas realistas de qué ocurriría si el gobierno se derrumbara debido a un golpe militar. Su protesta se suspendió cuando empezó a llover y era evidente que no acudirían más personas, como consecuencia, aquellos que asistieron convirtieron sus frustraciones en su propio liderazgo y enfatizaron la carencia de cohesión en el grupo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.