South Sea Conversations echa un vistazo [en] al discurso político del nuevo líder del Partido Comunista chino, Xi Jinping, en particular su charla sobre la consecuencia del “resurgimiento de la nación china” en la política exterior.

A mí me parece igualmente posible que la retórica “nacionalista” de Xi Jinping, con el respaldo de la ya destacada acción contra la corrupción, le dará un respiro para conducir a China a tener relaciones más cooperativas con Estados Unidos y bajar o subir la temperatura en sus disputas territoriales, si decide que es bueno para los intereses de la República Popular China.