¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Política de inmigración de Brasil enfrenta nuevos retos

El tema de la inmigración, largamente debatido en Europa y EE.UU. se ha convertido en un asunto destacado en Brasil recién en los últimos tiempos. Hasta épocas recientes, a Brasil se le ha conocido por ser un país de emigrantes, y esta nueva realidad que ha comenzado a experimentar en los últimos años plantea una serie de nuevos retos, que tienen un claro impacto en la economía, la política exterior y las leyes, por lo que tanto la sociedad como el gobierno brasileños deben prepararse con urgencia por si las predicciones del ascenso de Brasil en la escena global se hace realidad.

El Brasil de inmigrantes y emigrantes
Como todas las excolonias europeas de América, Brasil ha recibido varias oleadas de emigrantes de muchas partes del mundo. La primera fue la ocupación portuguesa del territorio brasileño en el siglo XIV, seguida por la importación de esclavos africanos, y después de la abolición de la esclavitud [en], por la sustitución de los trabajadores africanos por emigrantes europeos. Desde entonces, la sociedad brasileña ha cambiado radicalmente como resultado de esos flujos migratorios, que han dado a cada estado sus propias características étnicas y culturales

Vila Maria, São Paulo, 2008. Foto de Leo Caobelli en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Vila Maria, São Paulo, 2008. Foto de Leo Caobelli en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0).

En cuanto a los primeros emigrantes brasileños, inicialmente se dirigieron a países vecinos, pero no tardaron mucho en llegar a EE.UU., Europa y Japón. Entre las razones para dejar el país estaban las escasas perspectivas de ascenso social, el desempleo y la creciente inflación que afectó a Brasil en los años 80. Al mismo tiempo, fue la existencia de redes sociales establecidas lo que facilitó el asentamiento de estos emigrantes en países como Japón (donde se instalaron los dekasegis) y Portugal. El número de brasileños que buscaban mejores condiciones de vida en el extranjero ha aumentado de manera exponencial desde esa época y hoy son cerca de 3 millones, incluyendo a los emigrantes regulares y a los irregulares.

La situación actual: el retorno de los brasileños
Con la actual crisis económica, muchos de esos emigrantes están volviendo a Brasil, y concretamente a los estados de São Paulo, Paraná y Minas Gerais. El blog Geo-Conceição [pt] presenta interesantes estadísticas en relación con estos inmigrantes:

(…) 65% dos imigrantes são, na verdade, brasileiros que retornaram ao país. São os chamados “imigrantes internacionais de retorno”. Em 2000, os brasileiros que voltavam para casa representavam 61% do total de imigrantes.
O maior número de brasileiros retorna principalmente dos Estados Unidos, Japão, Portugal, Espanha, Paraguai e Bolívia. Alguns dados sobre a imigração de retorno chamam atenção, como o fato de 84,2% dos imigrantes dos Estados Unidos serem de brasileiros voltando ao país. No caso do Japão, esse percentual chega a 89,1% e no de Portugal, a 77%.

(…) el 65% de los inmigrantes son, en realidad, brasileños que vuelven al país. Son los llamados «inmigrantes internacionales de vuelta». En el año 2000, los brasileños que volvían a casa representaron un 61% del total de la población inmigrante.

La mayoría de brasileños vuelven de Estados Unidos, Japón, Portugal, España, Paraguay y Bolivia. Algunos de los datos sobre la migración de retorno es sorprendente, como el hecho de que el 84,2% de los inmigrantes de EE.UU. son brasileños que vuelven a su país. En el caso de Japón, esta proporción llega al 89,1% y en el de Portugal, al 77%.

Algunos sectores de la sociedad brasileña están muy atentos a este movimiento de retorno. Por ejemplo, el Servicio Brasileño de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (SEBRAE) ha anunciado la firma de un acuerdo [pt] con el Ministerio del Asuntos Exteriores para establecer una asociación de apoyo a los brasileños que vuelven al país:

O Sebrae em Minas Gerais e o Itamaraty [MRE] firmaram nesta sexta-feira (23) uma parceria de auxílio a brasileiros que vivem no exterior e pretendam abrir e gerir um negócio próprio quando retornarem ao Brasil. Com a atual crise econômica nos Estados Unidos e em países da Europa, a expectativa é de que aproximadamente 500 mil dos cerca de 3 milhões de emigrantes retornem ao país dispostos a tocarem seus próprios empreendimentos.

El SEBRAE de Minas Gerais y el Itamaraty (MAE) firmaron el pasado viernes 23 de noviembre un compromiso de cooperación para ofrecer apoyo a los brasileños que viven en el extranjero y tienen la intención de abrir y gestionar su propia empresa cuando vuelvan a Brasil. Con la actual crisis económica en Estados Unidos y Europa, se espera que aproximadamente 500 000 de los tres millones de emigrantes vuelvan al país y pongan en marcha su propio negocio.

En una reciente declaración [pt], el ministro Moreira Franco de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la República (SAE) afirmó que las leyes sobre la inmigración son anacrónicas e impiden la absorción de trabajadores especializados que carecen de oportunidades en su país de origen.

É claro, conforme destacou Moreira Franco, que a educação é a melhor ferramenta para o País alcançar o desenvolvimento necessário. Mas esse é um caminho mais demorado. Por isso, ele salientou a importância de o Brasil aproveitar este momento de grande oferta no cenário internacional.

Como destaca Moreira Franco, está claro que la educación es la mejor herramienta para que el país alcance el deseable nivel de desarrollo. Pero este camino es lento. Por esa razón subraya la importancia de que Brasil aproveche este momento de fuerte oferta [de trabajadores especializados] en el escenario internacional.

Las declaraciones del ministro son paradójicas, ya que una de las más antiguas exigencias de las clases humildes de la sociedad brasileña ha sido precisamente un mayor acceso a la educación. Entre estas exigencias ha estado sistemáticamente presente la de aumentar las becas a estudiantes de condición modesta, la valorización de los docentes por medio de planes claros de carrera así como de un salario decente y un abaratamiento de los libros.

La lista es larga, y unida a lo que se ha dicho previamente, muestra hasta qué punto Brasil ha estado malgastando su propia población. El ministro considera que la modificación urgente de las leyes que regulan los visados de trabajo para extranjeros y los programas especiales para su integración en un nuevo país –incluyendo el aprendizaje del portugués– no serían necesarios si se formulara un plan para facilitar el retorno de los inmigrantes a la vez que se incrementa la inversión en la educación de los jóvenes brasileños.

Celebración de la Oktoberfest por la comunidad alemana de Rio Grande do Sul. Foto de Pedro Rocha en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Celebración de la Oktoberfest por la comunidad alemana de Rio Grande do Sul. Foto de Pedro Rocha en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0).

En esta carrera por los cerebros extranjeros, Brasil compite con países como Australia [en] y Canadá, sobre todo con Quebec [fr], que tienen programas diseñados para atraer emigrantes con altas cualificaciones para cubrir el déficit causado por sus poblaciones envejecidas. Su caso es muy distinto al de Brasil, que tiene una población relativamente joven y numerosa, de cerca de 200 millones de personas, y sin grandes abismos demográficos como esos países, además de tres millones de emigrantes en el extranjero que quieren volver a su país.

El profesor de relaciones internacionales Oliver Stuenkeln, de la Fundação Getúlio Vargas, reflexiona [pt] sobre el escenario que podría presentarse en el futuro:

O número crescente de pessoas do exterior em busca de emprego mudará a forma como o Brasil se relaciona com estrangeiros. Visitantes do exterior são bem quistos no Brasil, pois são poucos, ricos e não costumam ficar por muito tempo. No futuro, os imigrantes virão em maiores números, serão relativamente pobres, e terão a intenção de se instalar no Brasil. [...] Embora possa levar décadas para que imigração ao Brasil chegue às proporções conhecidas na Europa, resta a ver quão bem o Brasil lidaria com uma nova onda de imigração, e os desafios que a acompanham.

El creciente número de extranjeros que buscan trabajo cambiará la forma en que Brasil se relaciona con los forasteros. Los visitantes del extranjero son apreciados en Brasil, ya que son pocos, ricos y no suelen quedarse mucho tiempo. En el futuro llegarán inmigrantes en grandes cantidades, serán relativamente pobres, y tendrán la intención de asentarse en Brasil. (…) Aunque harán falta varias décadas para que la inmigración a Brasil alcance los niveles que hay en Europa, está por verse qué tal se enfrentará Brasil a la nueva ola de inmigración y a los retos que la acompañarán.

Uno de los posibles escenarios es que Brasil repita los mismos errores que impulsaron a esos tres millones de brasileños a emigrar: concentrar la riqueza en las manos de sectores de la sociedad poco inclinados a la justicia social. Otro escenario es que el país haya aprendido la lección de los «años de plomo» [el periodo de mayor represión de la dictadura militar en Brasil, de 1968 a 1974] y preste atención a la deuda que tiene tanto con los brasileños que emigraron como con los que se quedaron en el país, sobre todo en cuanto al acceso a la educación, y por consecuencia, el derecho a un trabajo decente.

2 Comentarios

  • [...] Política de inmigración de Brasil enfrenta nuevos retosGlobal Voices en españolHasta épocas recientes, a Brasil se le ha conocido por ser un país de emigrantes, y esta nueva realidad que ha comenzado a experimentar en los últimos años plantea una serie de nuevos retos, que tienen un claro impacto en la economía, la política … [...]

  • marcos 21

    Los emigrantes brasileños en exterior, en el pico de la emigracion, nunca han somado mas que 1,5% de su populacion, lo que es una gota de agua frente a los 200 millone sde habitantes que viven en Brasil. Tener a 1,5% de sus ciudadanos afuera no converte a Brasil en un “pais de emigrantes”. Mas de 60 millones de emigrantes de otros paises, principalmente España y Portugal, para nmo hablar de holandeses, norte-americanos del sur (despues de la guerra de secession), italianos, alemanes, ucranianos, japoneses, Brasil ha recibido en los ultimos 150 años. Mexico es un pais de emigrantes, basta ver quanrtos mexicanos viven en Estados Unidos. Brasil, no.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.