¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Argentina: Reflexiones después del #8N

Los argentinos han estado analizando el presente y el futuro del país luego de la protesta ciudadana del pasado 8 de noviembre.

Uno de los temas que ha sido eje de análisis es la polarización de la opinión y la división en la sociedad entre quienes están a favor y quienes están en contra del gobierno. Sebastián Waisbrot en el blog Catdevmind escribe:

La división en Argentina es difícil de explicar. Puedo afirmar, sin duda alguna, que hay muchísimo más fanatismo político de lo que jamás vi en mi vida. También la sociedad está bastante dicotómica: gente a favor o en contra del gobierno actual, con pocas divisiones dentro de esos grupos, o por lo menos poca discusión.
Como ejemplo de este fanatismo, es la primera vez que entiendo por qué en la mesa no se discute de política. Grupos de amigos dividido, gente que se deja de ver, momentos incómodos. ¡Gente que se borra de Facebook!

En su post “Divididos”, Matias Gonzalo lamenta el odio que existe en la sociedad:

El odio hacia el prójimo nos moviliza, y eso es lo que nos hace perder la humanidad. El desprecio simplemente divide más y más, y hoy no somos más que una población de necios, disfrazados de Nación. Ciegos y sordos consecuencia de un fanatismo insoportable, ya sea por el fanatismo de que todo está bien, como el fanatismo de que todo está mal.

Y concluye:

Hoy somos extremos, somos gorilas [anti-peronistas], somos peronistas, somos K [a favor de Kirchner], somos anti-K, somos 8N, somos 7D [7 de diciembre, día en que arranca la nueva Ley de medios]. Somos todo, menos una sociedad.

Protesta 8N

Protesta 8N, foto de Martin E Iglesias en Flickr, bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-ND 2.0)

Ciudadanos de otros países también han analizado esta confrontación y división. Entre ellos, la colombiana Jenny Manrique escribe en Americas Quarterly:

La polarización se exacerbó en estos dos años en modo y forma complejos, a tal punto que los interlocutores se han convertido en enemigos y los discursos están llenos de odio.

Además analiza ambos lados del panorama político sobre el #8N:

Algunos cargaban pancartas con términos desobligantes: “Fuera Cristina”, “Andate Yegüa”, “Abajo la dictadura de Argenzuela”. Términos que tienen una cargada connotación si se tiene en cuenta que este país vivió una de las dictaduras más cruentas en América Latina.

Y al otro lado el oficialismo que considera las demandas una expresión del “corporativismo mediático” que no se agrupa alrededor de una idea coherente y que no reconoce que tiene detrás una “mano negra política” como el macrismo (de Mauricio Macri, intendente de Buenos Aires, gran opositor de los Kirchner y cuyo modelo es de derecha.)

En el blog Cuadernos de la Ira, el chileno Jorge Muzam escribe:

Los bandos en conflicto son feroces para embestirse y desacreditarse. Por un lado, están los que apoyan al actual gobierno de Cristina Fernández, y por otro lado todo el resto, que son en esencia una variopinta barriada cultural de pensamiento derechista

Agrupaciones kirchneristas acompañando a la Presidenta Cristina Fernández en el día de la bandera. Foto: Laura Schneider.

Agrupaciones kirchneristas acompañando a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el día de la bandera. Foto: Laura Schneider.

Twitter también es un medio donde los argentinos confrontan sus opiniones. El día 9 de noviembre, luego del 8N, la presidente Cristina Fernández de Kirchner (@CFKArgentina) escribe:

@CFKArgentina: En esta semana han ocurrido dos hechos importantísimos: uno es la elección del Presidente de USA, primera potencia del mundo.

Y Ramiro Castañeda (@ramiroski_) responde:

@ramiroski_: @CFKArgentina hubo un hecho muy importante, el pueblo argentino demostró tener carácter y valentía para exigirle a sus ineptos gobernantes.

Horacio Elsinger, en su post “¿Todo sigue igual después del 8N?“, concluye:

El gobierno conserva toda su fortaleza, pero no debe dormirse en los laureles. La mejor manera de defender y consolidar el terreno ganado es seguir avanzando en la transformación del país.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.