Nos han dicho que los mineros hacen de todo para dejar el suelo a prueba de agua y asegurarse de que los desperdicios no contaminen el agua subterránea. Pero se debe reconocer que siempre hay riesgo, pues nunca pueden estar completamente seguros de que no están contaminando pozas subterráneas. Además, con el impacto del cambio climático, las personas dependerán cada vez más del agua subterranea para suministrar a los ciudades.

Alain Tossounon informa los comentarios [fr] de una reunión con Dam Mogbanté, Secretario Ejecutivo de la Sociedad Global de Agua de África Occidental [en].