¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Ex modelo brasileño convertido en mendigo provoca debate sobre racismo

Alto, de ojos azules y envuelto en una manta mientras vaga por las calles de Curitiba, al sur de Brasil, Rafael Nunes, un ex modelo brasileño (ahora conocido como el mendigo fotogénico de Curitiba) ha captado la atención internacional después que su foto y su historia se difundieran por Facebook y Twitter.

Rafael, de 30 años, terminó en la calle por su adicción al crack y su historia [en] solo se reveló cuando a Indy Zanardo, una turista, se le acercó Rafael y le preguntó si podía hacerle una foto. Después de subirla a su muro de Facebook [pt], Indy Zanardo explicó que:

Este rapaz chegou ate mim nas ruas de Curitiba e me pediu se eu poderia tirar uma foto dele e eu perguntei para que, ele me respondeu: Para colocar na “radio” quem sabe eu fico famoso :) … Na “radio” eu nao posso por mas aqui no mural do meu Face sim, e ele sera famoso entre meus amigos.

Photo by Indy Zanardo on Facebook

Foto de Indy Zanardo compartida 54,000 veces en Facebook

Este chico se me acercó en las calles de Curitiba y me preguntó si podía hacerle una foto, así que le pregunte el porqué y me contestó: para ponerla en la “radio”, quién sabe si me haré famoso :-)… Aunque no puedo poner la foto en la radio, sí la puedo poner en mi muro de Facebook y será famoso entre mis amigos.

Además de la reacción general a su buena presencia y su triste historia de adicción a las drogas, el debate del caso de Rafael se ha transformado en un debate orientado hacia el racismo, sobre cómo la sociedad brasileña solo reacciona con indignación a situaciones de exclusión social cuando los afectados son blancos y de “apariencia europea”.

Aunque los brasileños son una de las sociedades con más diversidad racial del mundo, la cumbre de la pirámide económica social [en] del país está ocupada en su mayoría por brasileños blancos y los mayores indicadores sociales conectados con la educación, el acceso a los servicios sanitarios y el empleo privilegian poderosamente a este grupo.

El bloguero Robson Fernando Souza de consciencia.blog.br [pt] discute que muy poca gente habría reaccionado del mismo modo si se tratara del caso de un mendigo afrobrasileño:

Em outras palavras, para nossa sociedade, não é normal ver em mendicância e miséria um branco de aparência europeia. Para ela, brancos merecem muito mais do que isso. Mas, por outro lado, negros nas ruas pedindo esmolas e implorando por dignidade é considerado algo mais que normal.

En otras palabras, no es normal que nuestra sociedad acepte que una persona blanca con aspecto europeo viva sin casa y en la miseria. Para nosotros, los blancos se merecen más que eso, mientras que una persona negra sin casa pidiendo dinero y dignidad se considera algo normal. Ya es tradición.

Fatima Tardelli, bloguera de Bule Voador [pt], discute que los modelos de belleza de Brasil se basan exclusivamente en patrones blancos (es decir, piel clara, ojos azules, pelo liso), lo que es una clara señal de que la sociedad ignora peligrosamente que hay una percepción jerárquica de la raza en Brasil. Como ejemplo de esta percepción distorsionada, afirma que:

Outras pessoas em vários portais mostraram-se assustadas com o fato de um homem branco ‘bonito’  ser mendigo, chegaram a dizer que era golpe de marketing ou viral. Alguém já pensou do porquê desse ‘susto’?

Varias personas de los medios sociales parecían sorprendidas por el hecho de que un hombre blanco y “guapo” pueda ser un mendigo, e incluso muchos han dicho que todo tenía que ser marketing. ¿Alguien se ha parado a pensar en por qué la gente está tan sorprendida?

“Hung - Dreams burned by inequality. São Paulo-Brazil.” Photo by cassimano on Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

“Colgado- Sueños quemados por la desigualdad. São Paulo-Brasil.” Foto de cassimano en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Otro signo de este rechazo social es que la discusión en Twitter ha girado alrededor de que Rafael debería estar en un desfile de moda y no en las calles, mientras que pocos hablaron de la temática social subyacente que presenta a un hombre de ojos azules sin hogar como una sensación mientras que hay miles de mendigos negros y mestizos en el país que son ”invisibles” a los ojos de la sociedad.

En Twitter [pt], la periodista Jéssica Batista (@jessicabatista) señaló irónicamente este doble rasero:

O mendigo de Curitiba foi pra rehab. Legal. Mas só pq era branco de olho claro e todos ficaram com dó. CLAP CLAP CLAP

El mendigo de Curitiba fue a rehabilitación. Guay. Pero a todo el mundo le da pena solo porque es blanco con los ojos azules. CLAP CLAP CLAP.

Por supuesto, es positivo que la reacción de los medios sociales haya ayudado a aclarar el drama individual de Rafael y podría darle la oportunidad de empezar de cero después de ser enviado a rehabilitación. Sin embargo, como han señalado Fatima Tardelli y otros ciudadanos de las redes sociales, el grado de las reacciones de sorpresa e indignación respecto a su situación, cuando la mayoría del tiempo la gente ignora por completo los temas relacionados con indigentes y sus dramas personales, es un indicio de un problema social mayor.

Ya que se basa en la aceptación histórica de que la raza y la pobreza se incluyen mutuamente, entonces se “acepta” si uno es negro, en lugar de percibirse como el producto de siglos de exclusión social y políticas estatales estrechas de miras que solo últimamente han empezado a tener en cuenta la cuestión de la raza y desigualdad en un país donde más del 51 por ciento [pt] de su población son descendientes de africanos.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.