¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Perú: El racismo en debate en las redes sociales

Un reciente incidente en un centro comercial de Lima ha puesto nuevamente en discusión el tema del racismo en el Perú: Ricardo Apaza, un indígena de Cusco, fue tratado irrespetuosamente por los guardias en la entrada de un cine, y no se le permitió volver a entrar a la sala tras haber ido al servicio higiénico.

Esto fue rápidamente reportado por algunos tuiteros locales y pasó prontamente a las noticias, generando diferentes reacciones de funcionarios públicos, usuarios de redes sociales, y prensa local e internacional. La sala de cine en cuestión fue temporalmente cerrada por las autoridades locales después del incidente.

El tuitero Israel Astete (@Isasbo) escribe:

Por que tanta gente se sorprende con racismo en #Larcomar , cuando lo encuentras en todos lados? basta de mucho chamullo y más acción.

Martha Elena Risco Reyes escribe en Facebook:

Realmente aún me sorprende que seamos capaces de discriminar, de creer que la diferencia hace que unos sean mejores que otros. Es una lástima lo sucedido en las salas de cine de Larcomar. Es alucinante cuando auténtico poblador usa su propio traje típico lo miramos raro y hasta lo discriminados, pero cuando un extranjero o algun personaje público se pone ese mismo traje “nos sentimos orgullosos”. Y eso que estamos en el boom del Perú y su diversidad. Por eso creo es importante recuperar el verdadero valor de nuestros saberes y sus verdaderos protagonistas.

Nestor Olivera (CC BY-NC-SA 2.0)

Nao Flores (@nao_flores) comenta en Twitter:

En fin !! Aqui en peru el racismo es muy fuerte ! Ojalaaaaaa algun diaaa se acabe #yodudo! Ojala soÑar no cuesta naaaa

Sin embargo, algunos blogueros, como Carlos Quiroz, de Peruanista, se preguntan si este caso es real o si es algún tipo de “cortina de humo” para distraer a los peruanos. Pero Quiroz no cuestiona el hecho de que en el Perú el racismo sigue estando muy vivo:

La verdadera discriminación ocurre en los Andes con las mineras asesinando nuestra gente y destruyendo el planeta, ocurre en las calles de Lima con tanta publicidad racista.

El tema del racismo se hizo muy visible en la pasada campaña presidencial, especialmente después de la primera vuelta electoral, cuando quedó claro que Pedro Pablo Kuczinsky, el candidato “blanco”, no había pasado a la segunda vuelta, perdiendo ante el “indio” Ollanta Humala y “la japonesa” Keiko Fujimori. La polarización fue especialmente visible en posts como este del tuitero MiguelÁngel Cárdenas (@Dragonrampante):

“Voy a pagarle la multa a mi empleada para que no vote por Ollanta”, le escucho a una ppkausa. Se merecen un Humala! pero nos friegan a todos.

Algunos de los posts más ofensivos, como éste, fueron rápidamente denunciados por sitios como la página de facebook Vergüenza Democrática, la cual actualmente también se está ocupando del caso reciente de presunta discriminación hacia el ciudadano Ricardo Apaza.

Peru es, efectivamente, un país multicultural con un complejo componente racial (españoles, indios, africanos), y la immigración extranjera (asiáticos, europeos, etc.) ha agregado más complejidad. Siglos atrás, durante el virreynato español, las élites dominantes españolas y criollas necesitaban establecer claramente su posición de privilegio, creando en los hechos una suerte de sistema de castas, en el que todos “sabían cuál era su lugar”. Revisando algo de la historia peruana, es claro que el poder político en el Perú ha estado mayormente en manos “blancas”, excluyendo a los nativos y a otros no-blancos.

En el Perú, “blanco” significa básicamente no-indio, no-nativo, no-”cholo”. Sin embargo, el real significado de “blanco” está mucho más relacionado con el poder económico y el status social que con el ADN, como lo explica en este artículo [en] Dan Collyns, corresponsal en Perú de la BBC.

O como también lo explica Kelly en su blog My Life in Peru [en]:

Este no es el tipo de racismo que he visto en los US, donde uno ve un odio real por los de otra raza. Aquí [en Perú] es más un sistema de castas, donde la gente típicamente asume que tienes (o mereces) un status social más alto por tener una piel más clara. En general, la gente de piel más clara (sean extranjeros o peruanos) son tratados con más respeto. A fin de cuentas, ¿cuál es la diferencia entre esto y otras formas de racismo?

A pesar de la existencia de leyes anti-discriminación, incluyendo una contra la discriminación racial en los medios [en], este tipo de discriminación es evidente en muchos lugares, aún en espacios públicos, como las playas. Para mencionar sólo un ejemplo, una persona no-blanca podría no ser admitida en una discoteca en un barrio de moda, a menos que esté acompañada de una persona rica, blanca, o por un turista extranjero. Las explicaciones o excusas que los clubes suelen dar son “estamos llenos”, “tenemos una fiesta privada” o “la entrada es sólo para socios”.

El blog Estamos Jodidos pregunta:

En pleno siglo XXI ¿cómo es posible que sigamos siendo tan trogloditas e ignorantes para discriminar a las personas por su aspecto, origen,  vestimenta o el motivo que sea?

La situación ha llamado la atención incluso del Defensor del Pueblo, Eduardo Vega, cuya gestión se encuentra trabajando en una estrategia contra la discriminación racial [en]. Y las cosas van cambiando lentamente. Muchos aún recuerdan que en el 2007 el club Café Del Mar fue cerrado por dos meses y multado con US $70,000 después de impedir el ingreso de una pareja mestiza.

Sin embargo, más iniciativas y políticas oficiales (leyes, campañas educativas, etc.) se hacen necesarias para combatir el racismo en el Perú. El gobierno actual tiene muchas tareas y retos pendientes en esta área para hacer de la sociedad peruana una realmente inclusiva.

Adaptado de “Peru: Racism, still a pending issue“, de la misma autora, publicado originalmente en Latina Lista.

1 Comentario

  • [...] For nylig dannede en biograf i Lima ramme om en hændelse, der hurtigt blev stemplet af offentligheden som værende endnu et eksempel på den racisme, der hersker i Peru. En 13-årig dreng rettede racistiske fornærmelser mod et ægtepar, der bad drengen og hans venner, som larmede og lavede ballade, om at være stille inde i salen. [...]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.