Alain Gresh resume en su post sobre Libia, “Una liberación ambigua” [fr], que la ejecución de Gaddafi “pone fin a la posibilidad de un juicio que hubiera arrojado luces al apoyo que diferentes países brindaron a Gaddafi, incluidos Francia y Gran Bretaña, desde 2003″.