¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

El Salvador: ¿Asoma un Caballo de Troya? – Segunda parte

La versión original de este artículo fue escrito por Jaime López, Mauricio Cáceres, Luis Alberto López, Mario Beltrán, Ross Mary Zepeda y Tatiana Alemán y fue publicada en el sitio web de Connectas en mayo de 2014. Reproducimos acá la segunda de dos partes. Ver la primera parte acá.

La pregunta que hay es qué tanto son una serie de episodios aislados, o si se trata de una estrategia calculada. En el caso del crimen organizado relacionado con los carteles se adelantan investigaciones contra funcionarios de alto rango por estos vínculos. Es lo que pasa con un alto oficial que está siendo indagado por sus posibles vínculos con el llamado Cartel de Texis. ¿Han logrado las pandillas ese nivel de infiltración también?

Casos como el del joven pandillero Francisco Alfonso Hernández Montes, alias El Pinky, hacen pensar que la situación es aún más crítica de lo que se percibe en las estadísticas. En este caso, El Pinky se había convertido en testigo estrella en contra de la Pandilla 18. Pese a intentos de soborno e intimidaciones se mantuvo en su decisión de testificar en contra de sus homies. La madrugada del 2 de marzo de 2013, un grupo de hombres encapuchados ingresó a las bartolinas de la subestación de Planes de Renderos, al sur de San Salvador, donde estaba recluido y supuestamente a salvo, y lo asesinaron a balazos.

Durante la investigación del caso, la Fiscalía concluyó que 14 policías de la subdelegación colaboraron con “la 18 “para impedir que El Pinky siguiera colaborando con las autoridades. Los investigadores que conocen el caso señalan a uno de los uniformados de intentar sobornarlo, filtrar información a “la 18” y facilitar le entrada de los asesinos. La FGR también asegura que los policías permitieron que huyeran.

Sin embargo, el 7 de marzo de 2013, el tribunal de Panchimalco dictó prisión preventiva contra el agente que estaba a cargo de las bartolinas en el momento en que ocurrió el asesinato. Los demás fueron restituidos en sus cargos ya que según el juez no había suficientes pruebas para demostrar que actuaron en connivencia con la Pandilla 18.

CaballoTroya2

Fuerzas armadas salvadoreñas. Foto: Ministerio de la Defensa Nacional de El Salvador

Según Carlos Ponce, este es un claro ejemplo de cómo los pandilleros u otros actores vinculados a estructuras criminales buscan infiltrar las fuerzas de seguridad con el propósito de desviar el curso de las investigaciones policiales o ingresar armas a los centros penales que han sido utilizadas para atacar a testigos criteriados, como El Pinky, o a integrantes de grupos rivales.

El Inspector General de la PNC, Ricardo Martínez, no quiso precisar el número de policías que han sido procesados por involucramiento en actividades delictivas durante los últimos años ni le permitió a este equipo de reporteros acceder a los expedientes. Sin embargo, en la OIE sí se logró conocer que se adelantan al menos cuatro investigaciones de uniformados asesinados, cuyos crímenes según los investigadores de esta entidad, podrían ser por no cumplir con los compromisos que asumieron con los pandilleros.

Las investigaciones no son fáciles. Según el director de la ANSP en esta institución sólo basta con tener suficiente indicios que demuestren tal vínculo para proceder a la expulsión de los sospechosos. “Se sigue una investigación técnica profesional que realiza la Unidad de Verificación -UV- de Antecedentes que es un organismo propio de la Academia Nacional de Seguridad Pública, pero con policías con experiencia en investigación”, sostiene.

Los alumnos son sometidos a cinco pruebas, la última es de verificación de antecedentes; sin embargo, una vez que entran a la institución, el que formen parte de ésta no garantiza que se van a graduar, ya que continuamente se recoge y actualiza información. La mayoría de los investigados no hace uso de abogados por ser de clase humilde, ellos mismos ejercen su defensa. En casos excepcionales, bajo la presente administración, algunos alumnos se apoyaron en abogados para defenderse. Sin embargo, los procesados administrativamente en la ANSP pueden recurrir al auxilio de la Procuraduría General de la República. Los encausados tienen derecho a la defensa, presunción de inocencia, aportar pruebas, a demandar imparcialidad del juzgador, recurrir a doble instancia y ser sometidos a un debido proceso.

Martínez explica que la labor de la UV es investigar los lugares de procedencia de los alumnos. “Es como un último filtro cuando los alumnos van a ingresar a la ANSP”. “Si llega un informe de algún alumno que tiene vínculos con pandillas se hace una reverificación. Si la UV encuentra indicios todavía el alumno tiene una garantía, porque no se le puede expulsar solo por el informe, porque ya tienen un derecho ganado”, explicó el director. Sin embargo, si los indicios son suficientes se procede a separarlos.

Esa por ejemplo fue la situación de 13 alumnos en 2011 que fueron expulsados de la academia, el año con más alto número de espulsados por este motivo de la ANSP. Martínez aclara que al hablar de vínculos, se refiere al hecho de que estos alumnos tenían una relación familiar, amorosa o de amistad con un pandillero o pandillera. Buscan identificar quiénes son los que llevan una doble vida. Aquéllos que cambian el uniforme del día por los pantalones holgados en la tarde, y los compañeros de tropa por sus homies.

Pese a las medidas es evidente que en los controles de selección, existen fisuras que permiten que las filtraciones se den. Así como en la lejana Troya los griegos no iban a ser tan evidentes de querer infiltrar con algo que pudiera ser considerado hostil, en el caso de un plan estratégico de las maras sería demasiado básico pensar que sólo lo harán con personas de sus propias comunidades, que hablen y se comporten como ellos. Sin el refuerzo de los filtros el día de mañana pueden despertar con ‘caball de Troya’ dentro de las murallas de la Fuerza Pública.

Este reportaje fue realizado por  Jaime López y Mauricio Cáceres, del Diario de Hoy; Luis Alberto López Castillo, deTelecorporación Salvadoreña; Mario Beltrán  dewww.paxnoticias.com; Ross Mary Zepeda y Tatiana Alemán, de Radio Casa Tomada, en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas del International Center for Journalists (ICFJ) en alianza con CONNECTAS.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.