¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

¿A qué nos referimos cuando hablamos de imperialismo?

En el conflicto de Crimea, al igual que en la República Centroafricana, llueven sin cesar las acusaciones de imperialismo. Los occidentales acusan a Rusia de imperialismo en Crimea, los rusos acusan a los occidentales de imperialismo cultural. De la misma forma, numerosos observadores africanos acusan a Francia de imperialismo por sus intervenciones en Mali y en la República Centroafricana. La profusa utilización de esta terminología plantea la cuestión del verdadero significado de la palabra. ¿Cuándo se habla de imperialismo? ¿Qué hay tras este término? ¿Está justificado su uso en estos diferentes contextos?

Historial del imperialismo

Sin embargo, la definición de la palabra imperialismo no se presta realmente a confusiones. A menudo hablamos de imperialismo (cultural) cuando un país impone a otros, por diversos y variados medios, una ideología o una forma de vida. En Global Voices, la palabra imperialismo ha aparecido 200 veces entre 2008 y 2014, y todos los continentes han tratado al menos una vez el tema. Las estadísticas de Google Trends relacionadas con el imperialismo arrojan estos resultados:

Países que buscan la palabra imperialismo (en inglés) con más frecuencia

Países que buscan la palabra imperialismo (en inglés) con más frecuencia

Estas son las palabras asociadas más a menudo a esta palabra:

Búsquedas más frecuentemente asociadas al imperialismo en Google

Búsquedas más frecuentemente asociadas al imperialismo en Google

En cuanto a la versión francesa de la palabra, las tendencias observadas por Google desde 2007 se centran en Europa, siendo la búsquedas siguientes las que más público han atraído sobre las preguntas de imperialismo en los últimos años: prensa que denuncia el imperialismo alemán en 2012, preguntas sobre el fin del imperialismo estadounidense y la lucha contra el imperialismo en África.

Parece también que entre las ciudades francófonas, son los habitantes de Dakar los que se sentirían más intrigados por la cuestión del imperialismo:

Ciudades que han buscado la palabra «imperialismo» más a menudo, vía Google Trends

Ciudades que han buscado la palabra «imperialismo» más a menudo, vía Google Trends

A la vista de estas informaciones, no existe un solo tipo de imperialismo, sino varias versiones, ejercidas por distintas potencias. Estas cuestiones siguen suscitando el debate en el mundo entero, pero cada país parece acusar a una potencia específica de imperialismo sin definir realmente qué significado da a esa palabra.

El imperialismo según la región

Obviamente, la actualidad ha girado hacia las acciones militares rusas en Crimea. Los medios europeos han hablado mucho del imperialismo ruso a consecuencia del referéndum sobre la autonomía de Crimea. Quentin Boulanger, cofundador de la asociación promotora de la cooperación territorial y los hermanamientos «Nord-Europe», alerta de la necesidad que tienen Francia y Europa de abandonar el esquema demasiado simplista de proeuropeos contra prorrusos [fr]:

La révolution actuelle n’a pas été initiée par des questions de politiques étrangères mais bien par des motifs internes. Il s’agit d’une opposition entre un large spectre de la société et un gouvernement kleptocratique, corrompu et abusif. Ce n’est pas l’est contre l’ouest et Monsieur Ianoukovitch n’est pas coupable d’amitié avec le Kremlin mais bien d’abus de pouvoir.

La actual revolución no se ha iniciado por cuestiones de políticas extranjeras, sino por motivos internos. Se trata de una oposición entre un considerable segmento de la sociedad y un gobierno cleptocrático, corrupto y abusivo. No es Oriente contra Occidente, y el señor Yanukovitch no es culpable de ser amigo del Kremlin, sino de abuso de poder.

En un artículo posterior, unos días antes del referéndum [fr], Boulanger añade:

Aujourd’hui, ce n’est pas une question de pro-européens contre Russie qui agite l’Ukraine mais celle de l’exercice de ce droit par la Crimée. Ainsi, si Moscou viole sans aucun doute le principe de non-ingérence sa présence peut-être interprétée comme l’anticipation d’un référendum au résultat incertain que le gouvernement de Kiev refuserait de reconnaître ou même de voir organiser. Pour le Kremlin, la présence en des poids stratégiques comme les aéroports est donc une sécurité devant permettre à la Crimée d’exercer librement son choix.

Hoy, lo que agita Ucrania no es una cuestión de proeuropeos contra Rusia, sino el ejercicio de este derecho por Crimea. Así, si Moscú viola sin lugar a dudas el principio de no injerencia, su presencia puede interpretarse como la anticipación de un referéndum de resultado incierto, que el gobierno de Kiev se negaría a reconocer e incluso a aceptar que se organizase. Para el Kremlin, la presencia de pesos estratégicos como los aeropuertos es, por tanto, una seguridad que debería permitir a Crimea ejercer libremente su elección.

Otros blogueros canadienses denuncian incluso un «doble rasero» [fr] cuando se trata de comparar el imperialismo ruso al de Estados Unidos.

Las acciones de Rusia pueden tacharse de imperialismo, pero la voluntad de Crimea de privilegiar sus relaciones con Rusia son reales y no pueden ignorarse.

En la República Centroafricana, la intervención militar francesa, aunque probablemente frenara la escalada del conflicto al inicio de sus operaciones, parece estancada en un contexto muy complicado y cada vez más inquietante. Jean Batou explica en Contretemps por qué la intervención militar en África comporta un fuerte riesgo de deriva:

Rien ne serait plus trompeur que d’envisager l’impérialisme français en Afrique au seul prisme de ses « chasses gardées postcoloniales », même s’il est par ailleurs prématuré de pronostiquer l’extinction de la Françafrique. Les autorités hexagonales ont ainsi commandité pas moins de trois volumineux documents sur les perspectives stratégiques de la France en Afrique. Le plus récent des trois annonce clairement la couleur : « L’Etat français doit mettre au cœur de sa politique économique le soutien à la relation d’affaires du secteur privé et assumer pleinement l’existence de ses intérêts sur le continent africain »

Nada sería más engañoso que considerar el imperialismo francés en África bajo el único prisma de sus «cotos de caza postcoloniales», incluso si de entrada es prematuro pronosticar la extinción del África francófona. De esta forma, las autoridades metropolitanas francesas han financiado al menos tres voluminosos documentos sobre las perspectivas estratégicas de Francia en África. El más reciente de los tres anuncia claramente sus intenciones: «El estado francés debe centrar su política económica en el apoyo a los negocios del sector privado y asumir plenamente la existencia de sus intereses sobre el continente africano».

La intervención en Mali ya había suscitado numerosas preguntas, como la de Mireille Fanon-Mendes-France [fr], experta de la ONU y presidenta de la Fundación Frantz Fanon:

Il s’agit de profiter de la déliquescence d’Etats sous domination continue depuis les indépendances pour réintroduire directement une présence militaire camouflée derrière des armées locales dont nul n’ignore l’insigne faiblesse. Dans ce jeu géostratégique, le Mali devient otage d'une volonté des Etats impérialistes et de leurs soutiens.

Se trata de aprovechar la decadencia de los estados bajo dominación continua desde las independencias para reintroducir directamente una presencia militar camuflada tras los ejércitos locales, cuya gran debilidad es de todos conocida. En este juego geoestratégico, Mali se convierte en rehén de la voluntad de los estados imperialistas y de quienes los apoyan.

A su vez, la maliense Aminata Traoré recordaba que [fr]:

Aujourd’hui la militarisation pour le contrôle des ressources de l’Afrique fait parti de l’agenda. Ce qui se passe aujourd’hui au Mali est l’illustration d’une nouvelle étape de la politique de mainmise sur les ressources du continent, notamment les ressources énergétiques, sans lesquelles la sortie de crise, la croissance et la compétitivité ne sont pas envisageables par l’Occident.

Hoy, la militarización por el control de los recursos de África forma parte de la agenda. Lo que hoy sucede en Mali es la ilustración de una nueva etapa de la política de dominio sobre los recursos del continente, sobre todo los recursos energéticos, sin los cuales, occidente no puede plantearse la salida de la crisis, el crecimiento y la competitividad.

La tabla de análisis de los observadores parece olvidar un capítulo importante de las acciones «imperialistas», ya sea en Crimea, en República Centroafricana o en Mali: la preferencia de las comunidades que se han beneficiado directamente de las intervenciones militares realizadas en esas regiones. Parece que el análisis depende del punto de vista elegido por el observador. La bien conocida frase de Gerald Seymour («El que para unos es un terrorista, para otros es un combatiente por la libertad») podría por tanto tener su equivalente en la geopolítica actual: Lo que para unos es un imperialista, para otros es un combatiente por la libertad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.