¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

5 emprendimientos de mujeres rurales uruguayas

mujeres rurales

Foto publicada en Facebook por Delicias Criollas

El campo uruguayo siempre ha sido ingrato para las mujeres, que tradicionalmente ocupaban el escalafón social más bajo. Pero esta realidad ha cambiado para posicionar a las mujeres rurales no solo en el mercado laboral, sino como un ejemplo de inventiva y esfuerzo.

Partiendo de prácticamente nada, estas mujeres han sabido crear exitosos emprendimientos autogestionados, con los cuales sacar adelante a sus familias. En un país donde muchas mujeres se ven forzadas a ser el único sostén económico familiar, las mujeres rurales construyen con tenacidad y sacrificio microempresas capaces de ofrecer al mercado productos novedosos y de alta calidad.

Manos del Uruguay

manos del uruguay

Foto publicada por Erin Kinney en Flickr, bajo licencia Creative Commons (CC BY-SA 2.0)

Todo comenzó con Manos del Uruguay, en 1968, cuando un grupo de artesanas rurales se dispuso a vender sus prendas tejidas y artesanías tradicionales uruguayas. El emprendimiento fusiona lo mejor de la producción artesanal con el diseño de vanguardia, creando productos codiciados en los mercados internacionales.

La marca Manos del Uruguay ha destacado a nivel internacional, recibiendo el Sello de Excelencia de UNESCO en 2012, por la calidad de sus productos y el premio Dinamica Eco Chic Award, en el concurso internacional de diseño Mittelmoda de Milán en 2013, por sus innovaciones en el diseño textil.

Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU)

Por su parte, la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU), nuclea a 1.800 mujeres de todo el país, dedicadas a diversos rubros de la producción agropecuaria y artesanal.

Entre los grupos que integran la asociación, la mayoría se dedica a actividades productivas (elaboración de conservas, tejidos, quesos, cerámica, cestería, talla en madera, pintura en tela, etc.) y otros se dedican al área social, aportando su trabajo en la mejora de la salud, educación y vivienda, de las zonas donde se encuentran.

Como algunos de los objetivos de esta asociación están la defensa de la familia rural, la revalorización del rol de la mujer rural, fomentar el intercambio de experiencias e información con organizaciones similares de toda América Latina y el Caribe donde también el sector vive situaciónes de marginalidad y discriminación. Uno de los principios generales que AMRU sostiene, es la promoción de la equidad, principalmente de géneros, para la inclusión social.

Delicias Criollas

delicias criollas

Foto publicada en Facebook por Delicias Criollas

Derivada de AMRU, Delicias Criollas es una cooperativa de mujeres rurales que elaboran alimentos artesanales como conservas, quesos, miel, entre otros, con ingredientes orgánicos y los más elevados estándares de calidad, que gozan de gran aceptación.

Nacida en el año 2001, Delicias Criollas congrega a mujeres de 14 grupos de distintos puntos del país, provenientes de Artigas, Canelones, Cerro Largo, Flores, Maldonado, Montevideo, Rocha, San José, Soriano, Tacuarembó y Treinta y Tres. Entre los productos que producen se encuentran mermeladas, jaleas, hortalizas en vinagre, dulce de leche, bollería y licores, elaborados con recetas tradicionales, que se comercializan en distintos puntos del país.

Calmañana

Otro ejemplo de la producción rural femenina es la cooperativa Calmañana de Canelones, conformada por tres grupos: Gardel, Tapia y Pedernal, que nuclea a 18 mujeres dedicadas a la producción de hierbas aromáticas y medicinales agroecológicas con muy buena inserción en el mercado.

En sus comienzos, estas mujeres buscaban una salida laboral; veinte años después, cuentan con su marca propia y sus hierbas se pueden encontrar en los principales supermercados del país. La cooperativa también abastece a varios laboratorios locales, que utilizan sus hierbas en preparaciones medicinales.

Mujeres Rurales de Pueblo Zeballos

Las cooperativas continúan surgiendo para permitir a la mujer rural lograr su autonomía económica y así nace el grupo de Mujeres Rurales de Pueblo Zeballos, en Paysandú, un emprendimiento surgido en un pueblo geográficamente aislado a orillas del arroyo Gualeguay, que ha logrado desarrollar un exitoso proyecto de fábrica artesanal de capas post esquila para ovejas y que mereció un premio del Ministerio de Industria, Energía y Minería, por su desempeño empresarial.

Las mujeres de Pueblo Zeballos viven en una zona carenciada, donde cuentan con luz eléctrica, pero no con agua potable y no hay puestos de trabajo disponibles. Las capas son fabricadas con nylon silopack, con una duración promedio de cuatro años.

El grupo de mujeres cuenta con el apoyo del grupo El Tejar que se ocupa de la producción agrícola en la zona y está interesado en el progreso de la región, por lo que suministra la materia prima al grupo de mujeres. También la Intendencia Municipal de Paysandú tiene su aporte al poner a disposición el salón municipal en el que trabajan. Las ganancias del premio se invirtieron en maquinaria que les permita aumentar la producción, ya que el emprendimiento comienza a cobrar dimensiones y las mujeres esperan que dicha maquinaria les permita cubrir la creciente demanda.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.