Desde principios de febrero se han dado protestas estudiantiles en diferentes ciudades de Venezuela, destacando las de los estados Táchira y Mérida, al Occidente del país, donde jóvenes de varias universidades organizaron concentraciones para exigir al gobierno mayor seguridad dentro de las instituciones, lugares donde se han hecho comunes actos delictivos como asaltos a mano armada, secuestros y violaciones.

La detención de varios jóvenes durante las protestas, específicamente en la ciudad de San Cristóbal, capital del estado Táchira, llevó a una extensión de las manifestaciones para exigir la liberación de los compañeros detenidos.

La represión policial y la participación intimidatoria de colectivos armados, abiertamente identificados con el gobierno central, ha llevado a una escalada de acciones de calle con consecuencias lamentables para la población general en ciudades como San Cristóbal y Mérida, capital del estado Merida.

Para el miércoles 12 de febrero, dirigentes nacionales de oposición convocaron protestas en todo el país, en apoyo a los estudiantes y para demandar soluciones a los principales problemas de la nación, jornada que culminó en una oleada de violencia.

Las protestas continúan y pueden hacerle seguimiento a través de las etiquetas en Twitter #Tachira, #Merida, #UNET, #ULA.