GlobalVoices en Mas información »

‘Solo notas rojas': Reportando sobre la violencia en Honduras

Prensa en Tegucigalpa, Honduras. Foto de Carlos R. Ordoñez. Copyright Demotix.

Reportero en Tegucigalpa, Honduras. Foto de Carlos R. Ordoñez. Copyright Demotix.

Este artículo fue escrito por Ana Arana y Daniela Guazo para Fundación MEPI. Esta es la segunda parte de una serie sobre la cobertura del crimen en Honduras. Pueden leer la primera parte aquí.

La lectura de los principales medios hondureños deja al lector con la foto de los hechos, pero con poco entendimiento de lo que sucede en el país. Las notas son las típicas notas rojas, de hechos sangrientos, sin explicación, ni contexto. En un análisis de contenido de varios periódicos en San Pedro Sula y Tegucigalpa, la Fundación MEPI de Periodismo de Investigación, organización independiente con sede en el Distrito Federal, monitoreó y analizó la cobertura sobre el crimen durante el año 2012 para identificar cómo la prensa hondureña hace su trabajo y determinar el nivel de autocensura que podría existir en este país, dónde 29 periodistas han sido asesinados en los últimos cuatro años, al menos 16 de ellos por razones relacionadas a su trabajo, según el Comité para la Protección de Periodistas de Nueva York. MEPI completó investigaciones similares entre la prensa regional en México desde el 2010.

Número de periodistas asesinados en Honduras

Haga click en la imagen para visitar artículo con gráfico interactivo

MEPI encontró que los medios tienden a escribir historias sobre crimen organizado, pero se protegen al no identificar quiénes están detrás, mucho menos en identificar a los barones de la droga en el país. Usualmente, los medios reportan los actos violentos de los pandilleros, pero evitan mencionar la presencia de grupos del narcotráfico internacional y sus conexiones con hombres de negocios, cuerpos de seguridad y grupos políticos locales. En entrevistas con editores, periodistas y analistas, que prefirieron el anonimato, el tema común fue el miedo y la fuerte presión que tienen los medios frente a una violencia que se ha desatado contra ellos.

¿Qué están publicando los medios en Honduras?

Haga click en la imagen para visitar artículo con gráfico interactivo

El análisis mostró que siete de cada 10 historias sobre crimen publicadas en San Pedro Sula y Tegucigalpa no incluían detalles sobre las víctimas y los posibles motivos del crimen. La falta de información estadística se rellena con fotos de los cuerpos ensangrentados bajo titulares que anuncian: “Aparece muerto después de visitar a su madre,” ” Meten a 3 hombres en bolsa plásticas y los ejecutan”, “Sacan a trasvesti de su casa para matarlo” o “Sale a hacer un mandado y después lo hallan muerto”.

En el monitoreo, MEPI encontró suficientes elementos que describen una violencia de gran proporción y premeditación. Ochenta por ciento de los crímenes son cometidos con arma de fuego. Los cadáveres, según las notas, muestran señales de tortura –ante mortem- como los que emplean miembros del crimen organizado en México. Un gran número de cuerpos aparecen dentro de bolsas negras de basura y maniatados.

El crimen en Honduras

Haga click en la imagen para visitar artículo con gráfico interactivo

En el mes de marzo del 2012, las notas periodísticas hablan de un crecimiento en el número de víctimas decapitadas y descuartizadas. Pero en ninguna de las notas se encuentra una explicación de porqué este nuevo método macabro en los asesinatos. Un periodista hace referencia a que los Zetas llevan varios años de operar en los departamentos de Honduras, y que también están establecidos en los barrios donde operan los pandilleros. “Hace un año y medio comienzan a aparecer los embolsados. Se relaciona esto a los Zetas, pero el gobierno no lo reconoce,” nos explica.

Muertes reportadas 2012

Haga click en la imagen para visitar artículo con gráfico interactivo

Son comunes los mensajes de grupos criminales en los lugares de los crímenes. Al igual que en México, los mensajes pueden ser por la forma en que se asesina a las víctimas, o en cartulinas que se depositan al lado de los cuerpos. En el 2012, varias víctimas aparecieron con un pie o una mano amputada, sin que las partes aparecieran en el lugar del crimen. Esta mutilación, según un analista criminal de El Salvador, podría significar que la víctima robo y se escapó, y es un aviso a los miembros de su grupo.

La prensa hondureña publica los mensajes que los grupos criminales escriben en cartulinas. En México, los medios optaron por no incluir estos detalles para no convertirse en portavoces de los criminales.

Igualmente, los periódicos identifican la ocupación de las víctimas, pero nunca explican por qué ciertas ocupaciones son de alto riesgo. Los trabajos más expuestos son los taxistas, motoristas y cobradores de buses y comerciantes. No había explicaciones que cuantificaran las muertes o que explicaran qué hace el gobierno para mejorar la situación de seguridad de los trabajadores de estos sectores.

Cinco de cada 10 asesinatos en el 2012 fueron cometidos por hombres en motocicleta, a pesar de que el gobierno prohibió que dos personas se transportaran en estas. Igualmente, cuatro de cada 10 víctimas en las notas de prensa no estaban identificadas.

Estén atentos a la tercera y última entrega de esta serie sobre la cobertura del crimen en Honduras.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.


Regiones del mundo

Países

Idiomas