GlobalVoices en Mas información »

“Estamos más viv@s que nunca”: Coral Herrera y las luchas por la igualdad de género

Portada del libro "Bodas diversas y amores Queer" de Coral Herrera

Portada del libro “Bodas diversas y amores Queer” de Coral Herrera

Este post es parte de nuestra serie sobre género y sexualidad en América Latina y el Caribe en colaboración con NACLA (North American Congress on Latin America [en]- Congreso Norte Americano sobre América Latina). Esta es la continuación de una conversación publicada en dos partes con Coral Herrera Gómez. La primera parte puede leerse aquí.

En la primera parte de nuestro acercamiento al trabajo de la escritora, bloguera y académica Coral Herrera, discutimos acerca de las oportunidades que representan las nuevas tecnologías para la igualdad de género y las luchas sociales por los derechos de las mujeres y las personas LGBT. En esta oportunidad nos adentramos a las discusiones sobre la lucha por la igualdad de género en América Latina.

Le pedimos a Coral que nos diera su impresión de las evoluciones de estas luchas, en línea o fuera de ella, y conversamos también sobre el camino que hemos hecho y el que nos queda por andar.

Global Voices: ¿Qué descubrimientos -en cuanto a movimientos en pro de la igualdad de género- has hecho gracias a los nuevos medios?

Coral Herrera: Yo estoy maravillada con las redes sociales porque me han abierto puertas y ventanas al mundo entero, me han ensanchado horizontes en todos los niveles de mi vida: a nivel intelectual, profesional y personal. Antes de conectarme al mundo me sentía muy sola con mis libros y mis investigaciones, ahora siento que hay un montón de gente que también escribe y comparte con la que puedo debatir, construir y deconstruir colectivamente.

Al conectarme a las redes entré en contacto con mujeres muy diversas que me fascinaron porque me permitieron conocer otras realidades más allá de lo que ya conocía en España. Me admira mucho la lucha de las mujeres campesinas, las mujeres afro descendientes, las mujeres indígenas, las mujeres migrantes, las víctimas de trata, las trabajadoras de maquila, las trabajadoras domésticas, las mujeres con discapacidades, poder entrar en contacto con ellas me ha permitido superar el feminismo euro céntrico en el que yo vivía.

Además de encontrarme con activistas, me fascinó conectar con escritoras feministas que no sólo estaban vivas, sino muy activas en las redes. Poder seguirlas a diario y conocerlas tan “de cerca” me permitió conectar con organizaciones feministas y publicaciones online de toda América Latina, y así fue como empecé a expandir mis redes y a entrar en contacto con los grupos de hombres igualitarios y las activistas LGBT, y los grupos queer que van surgiendo poco a poco.

GV: ¿Qué conversaciones encuentras más urgentes en el campo del género en América Latina?

CH: Sobre todo creo que es necesario seguir visibilizando las luchas de las mujeres por el acceso a la tierra y al agua, y el trabajo que se está llevando a cabo para luchar contra los cultivos transgénicos y por la obtención de la soberanía alimentaria.

Además, hay que abrir el debate dentro de los feminismos para hacer autocrítica, a mí me preocupa que la gente joven no logre identificarse con los valores feministas y que nuestras luchas estén estereotipadas tan negativamente.

Creo que es un problema de comunicación: las feministas somos objeto de burlas, chistes, insultos, y comentarios peyorativos tales como que somos brujas, feas, odiadoras de hombres, frustradas, etc. Esto en Europa, en otras partes del mundo te asesinan por ser feminista, como ocurre en México por ejemplo con las activistas de derechos humanos.

Dentro de los feminismos creo que tenemos que crear redes más horizontales de trabajo, y más inclusivas. Como en todos los movimientos sociales y políticos, dentro de los feminismos sigue habiendo jerarquías, relaciones de poder, estructuras patriarcales de poder que tenemos que eliminar para poder llegar a transformar el mundo en el que vivimos. Es preciso expandir la sororidad no solo a las que son iguales a nosotras, sino con relación a la humanidad entera. [...] La diversidad es una riqueza que tenemos que aprovechar para lograr que las mujeres posmodernas puedan identificarse con las luchas de las mujeres indígenas, las mujeres cisexuales con las reivindicaciones de las mujeres transexuales, las mujeres empresarias con las obreras, las católicas que luchan por despatriarcalizar su religión con las feministas islámicas, etc.

GV: ¿Qué temas faltan aún por discutir en cuanto a la igualdad de género en América Latina? ¿En qué estamos estancados?

CH: Yo no siento que estemos estancados, creo que estamos más vivos y vivas que nunca.

Pero por lo que veo en Internet, cada vez son más las organizaciones y colectivos que comparten su trabajo, y las redes feministas son cada vez más amplias, se multiplican a diario. Creo que estamos aprovechando el potencial que nos brindan las redes para compartir información y para crear redes de solidaridad y ayuda mutua.

Creo que desde los feminismos no podemos luchar solo por la igualdad entre hombres y mujeres, sino que hay que abrirse a las luchas de las compañeras trans y lesbianas, las compañeras ecologistas o las islámicas, los compañeros igualitarios, o los grupos pacifistas, movimientos sociales, etc. Tenemos que abrazar la diversidad para incorporar las luchas contra cualquier jerarquía o etiqueta que nos oprima, porque en luchas parciales somos todos minorías.

Es cierto que tenemos muchas divergencias ideológicas, pero sin duda todas queremos un mundo más equilibrado, más justo, más igualitario y pacífico. Creo que sin solidaridad es más lento y más difícil mejorar nuestras realidades, por eso me gustó tanto la campaña de “Somos el 99%”, porque nos crea un sentimiento de unidad frente a la casta privilegiada del mundo, que es un grupo muy pequeño de gente.

GV: ¿Qué progresos podemos celebrar?

CH: En este año podemos celebrar por ejemplo la aprobación del matrimonio igualitario en varios países, pero sin perder de vista lo que está sucediendo en Rusia. Podemos celebrar la despenalización del aborto en Uruguay, y la tasa cero de mujeres muertas por aborto en ese país, pero sin perder de vista que en países como España el derecho a decidir de las mujeres ha sido eliminado ante el poder de los sectores más ultraconservadores de la Iglesia Católica. Podemos celebrar el crecimiento de los grupos de hombres feministas que están trabajando para eliminar la trata de esclavas sexuales y los feminicidios, y podemos celebrar que existen mujeres presidiendo países en América Latina, pero sin dejar de cuestionar el modo en que ejercen el poder y si su mandato está realmente contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de las mujeres.

GV: ¿Y qué luchas nos quedan aún por librar?

CH: Los principales desafíos que tenemos por delante siguen siendo los mismos: eliminar las redes de esclavitud sexual, eliminar los feminicidios y la violencia de género, promover la igualdad en el ámbito laboral para las mujeres asalariadas, apoyar la lucha de las mujeres por las tierras que trabajan y la lucha de todas nosotras por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, denunciar y poner fin a los asesinatos homofóbicos y transfóbicos que se dan a diario en todo el continente…

Para continuar la reflexión sobre estos temas, recomendamos la conferencias de Coral sobre la Construcción sociocultural del deseo y el erotismo y su participación en el 5to Encuentro feminista del Paraguay. Y si quedan ganas de trabajar el tema de modo práctico, valdrá la pena explorar el nuevo proyecto de la autora: un taller en línea llamado ‘Señoras que dejan de sufrir por amor’:  

… hasta ahora solo he ofrecido textos teóricos, creo que es hora de lanzarme a las calles, de aterrizar todas las deconstrucciones para que la gente pueda construir sus propias herramientas en la gestión de las emociones. Llevaba años recibiendo cartas de gente que me contaba sus tormentos y sufrimientos amorosos y yo nunca contestaba porque siempre me quedaba en el área académica. Ahora me he decidido a dar el salto y junto con lo de las camisetas ha surgido esta idea de hacer un curso desde la autocrítica y el enfoque de género. 
 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.


Regiones del mundo

Países

Idiomas