Una bloguera kazaja escribe [ru] acerca de su transformación de “esposa y madre”, el rol que la sociedad patriarcal le tiene reservado a las mujeres, a una “mujer libre”. Ella llama al proceso una “revolución en mi cabeza”:

Y entonces me di cuenta… Tengo sueños propios, los sueños que poco tienen que ver con mi familia o mi esposo. ¡Tengo derecho a tener esos sueños! Quiero encontrarme en una profesión; quiero mi cerebro, certificados de educación, habilidades para usar en beneficio de la sociedad. Quiero ser financieramente independiente. Quiero que mi esposo y mi hijo estén orgullosos de mí -no solamente porque [cocino bien] y me encargo de la casa. [Quiero que estén orgullosos de] mí como profesional, ciudadana, una mujer que ha logrado mucho mientras seguía siendo una amante madre y esposa. Quiero que mis intereses vayan más allá de patios de juegos para niños, enfermedades, cocina y un guardarropa. ¡Quiero ser yo misma!

También enumera varias recomendaciones para muchachas y mujeres que quieran salir de las normas y convenciones sociales de la sociedad patriarcal.