¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Los japoneses intentan mantener la esperanza a pesar de la economía

Al tiempo que el crecimiento económico de Japón sigue reduciéndose [en] año tras año, los japoneses, cada vez más desconectados de sus familias y amigos por culpa de sus extenuantes jornadas laborales y la erosión que Internet ha provocado en sus relaciones personales, se ven en dificultades para poner al mal tiempo buena cara.

Muchos se sienten pesimistas respecto al futuro de Japón. Con un desempleo creciente y una divergencia salarial [en, pdf] que está hundiendo a la clase media, el crecimiento económico de Japón fue superado [en] por el de su vecina China en 2010, relegando al país del sol naciente al tercer lugar en la clasificación mundial.

Las elecciones generales de diciembre de 2012 [en] devolvieron al partido conservador japonés al poder, pero hasta ahora, esto no ha conseguido hacer desaparecer la incertidumbre sobre la economía del país.

Pero en un momento en el que la mayoría de gente recurriría a su familia y amigos para que le ayudaran a soportar el estrés, los japoneses se encuentran con que sus relaciones personales en casa, en el trabajo y en las comunidades locales se debilita. Según un estudio [en] del gobierno sobre el estilo de vida de los japoneses, la gente pasa hoy menos tiempo con su familia y amigos, en parte a causa de las largas jornadas laborales. Se han acuñado dos nuevos términos para describir esta solitaria situación: «Muen Shakai» [ja], que significa «sociedad del aislamiento» y «Komyu-Shō» [ja], que significa «desorden de comunicación», y describe la reducida capacidad de una persona para comunicarse o entablar relaciones.

イメージ画像「がんばれ」

Imagen de FireWaterSun, usuario de Flickr. Utilizada con licencia CC BY-NC-SA 2.0

Partiendo de esta base, ¿cómo es posible que la gente pueda animarse en semejante situación? El Dr. Kei ofrece una explicación en el siguiente artículo [ja], reproducido con su permiso, para ayudarles a mantener la esperanza y a recuperar un cierto grado de felicidad a pesar de los malos tiempos:

La vida está bien, siempre y cuando estés vivo

-Cuando Japón vuela a baja altura»

¿Hacia dónde se encamina Japón? ¿A dónde o a qué deben dirigir sus vidas los japoneses?

Tengo la impresión de que el año pasado surgieron a menudo estas preguntas. Las elecciones generales a finales de año parecieron reflejar la dura situación que la gente vive en Japón. En la campaña electoral, el eslogan más utilizado fue «Recuperemos un Japón poderoso». ¿Qué es un «Japón poderoso» [ja] …?

Hubo un tiempo en el que Japón era poderoso, esos días en los que se nos solía llamar el «número uno» [ja] mundial y vivíamos inmersos en el momento. Era la época en la que Japón era un país orientado hacia la tecnología y el mundo quedaba fascinado por los productos «made in Japan». Los «walkman» dominaban el mundo. Se construyó un gran número de centrales nucleares para explotar el nuevo recurso de la energía nuclear. Japón fue poderoso en una época.

Pero en principio, los japoneses también entienden que «no es posible seguir ganando eternamente» y que «nadie puede mantenerse en el poder para siempre». Aunque las personas son libres de imaginar el poder, al final nadie puede prosperar de manera permanente. Estas ideas comunes son otra faceta de la cultura japonesa.

[La cita siguiente pertenece al Cantar de Heike, una narración sobre dos clanes importantes a finales del siglo XII]

祇園精舎の鐘の声 諸行無常の響きあり 沙羅双樹の花の色
盛者必衰の理をあらわす おごれる人も久しからず ただ春の世の夢のごとし
たけき者も遂には滅びぬ 偏に風の前の塵に同じ

En el redoble de las campanas del monasterio de Gion
resuena la caducidad de todas las cosas.
En el color siempre cambiante del arbusto de shara
se recuerda la ley terrenal de que toda gloria encuentra su fin.
Como el sueño de una noche de primavera,
así de fugaz es el poder del orgulloso.
Como el polvo que dispersa el viento,
así los fuertes desaparecen de la faz de la tierra.

[Traducción para la Editorial Gredos, 2005]

¿Tenemos que seguir siendo una «nación poderosa» en el mundo?
¿Tenemos que aspirar a más?
¿Tenemos que vivir como país desarrollado explotando la energía nuclear?
¿Tenemos que «crecer»?
¿Tenemos que implementar proyectos públicos y construir más carreteras?
¿Tenemos que buscar una vida más acomodada?

Desde luego, la energía para «subir» es importante. Yo mismo vivo con el deseo de «subir» cada día, y creo que el poder de «subir» no puede negarse. Además, nadie puede privar a otra persona de la libertad de querer ser más fuerte o más rico. Es posible que cualquiera sea fuerte o rico y es natural que un ser humano persiga esas aspiraciones.

Pero cuando observo a Japón en su conjunto, veo cada vez más gente que no puede hablar de «subir», gente que ha abandonado la idea de «subir» que de entrada ni siquiera piensa en ello. En su lugar, están «manteniendo un estatus», «volando bajo» o «hundiéndose». Gente que no tiene suficiente energía física y mental para aspirar a «subir». En lugar de pensar «aunque sea pobre algún día tendré mi recompensa, así que voy a hacer un esfuerzo», hay gente que piensa «soy pobre y nunca seré recompensado, así que no hay esperanza».

Es lícito anhelar un «Japón poderoso», pero cuando veo a los japoneses que viven en Japón, parecen haberse debilitado hace tiempo. Por supuesto, quedan personas fuertes, pero en general, a mí me parecen débiles y quejumbrosos, como si estuvieran atados y no pudieran moverse.

[...]

Joy

«Felicidad», de ooberayhay, usuario de Flickr user .Utilizado con licencia CC BY-NC-ND 2.0

Creo que Japón está sufriendo una recesión… Todo el mundo lo siente así. Aunque aspiremos a un Japón más fuerte, en realidad solo se incrementará la deuda nacional [ja] y probablemente sea imposible que escapemos a un estancamiento de la economía en esta vida. Esto sucede porque nos acercamos una «sociedad hiperenvejecida» [ja] sin precedentes que nadie ha experimentado jamás.

[...]

Bajo estas circunstancias , necesitamos prestar más atención a lo básico de la vida. No es el momento de lujos excesivos. En esta época, es difícil incluso darse «pequeños lujos». Necesitamos dar valor a algo diferente a la riqueza material. En última instancia, consiste en «darnos cuenta de que estamos vivos». Mientras estemos vivos, estamos bien. Estamos vivos y por ahora tenemos algo que comer. Es cuyo caso, ¿no es importante ser capaz de sentirse satisfechos por el momento?

Tienes familia. Tienes gente cercana. Puedes escuchar tu música favorita. Tienes comida. Por ahora, tienes donde cobijarte. Tienes ropa que ponerte. Tienes la sensación de sentirte satisfecho con eso. En otras palabras, sentirte satisfecho con tu vida diaria tal como es, y sentirte feliz de poder vivirla cada día. Quizás la gente feliz, ricos o pobres, lo interpreten así. La gente infeliz no puede sentir esa felicidad por estar viva. Lo que sienten es «insuficiencia», «falta» y «complejo de inferioridad». Esto no lo aprendemos en el colegio. Estas cosas vienen de casa o del lugar a que se pertenezca. Existimos ahora en esta tierra. Podemos vivir. ¿No somos capaces de encontrar esperanza en eso?

Traducido al inglés con ayuda de Isamu Yoneda y Keiko Tanaka. Editado por L.Finch [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.