Rick Falkvinge [en], fundador del Partido Pirata, reinterpreta [en] las guerras de religión que devastaron Europa Occidental en los siglos XVI y XVII en términos de la lucha actual de controlar información a través de la legislación predominante relacionada con los derechos de autor y libertad de expresión:

Las guerras religiosas nunca fueron sobre religión como tal. Eran sobre quién tenía el poder de interpretación, quién controlaba el conocimiento y cultura dispoinibles a las masas. Era una guerra de guardianes de la información.