GlobalVoices en Mas información »

Tecnología para la Transparencia: Sharek961

Tecnología para una Red de Transparencia Este post es parte de Tecnología para una Red de Transparencia donde investigamos tecnología que promueva la rendición de cuentas y compromiso cívico alrededor del mundo · Todos los posts

(Todos los enlaces llevan a páginas en inglés, salvo que se indique lo contrario)

Artículo escrito originalmente por Anas Qtiesh para Technology for Transparency Network, un proyecto de Global Voices.

Vista Rápida

Cuenta Twitter: @sharek961

Sharek961 utilizó Ushahidi para ayudar a seguir las elecciones de 2008 en Líbano.

Fundadores: Sacha Tueni, Katherine Maher, David Munir Nabti, Abdallah Chamas
Fecha de inicio: 1 de mayo, 2008
Fecha de finalización: 31 de mayo, 2008
Escala del proyecto:
Función:
Herramientas específicas:
Lugar: Líbano

Contexto

Nota: Sharek961 fue un breve intento experimental de utilizar Ushahidi para seguir las elecciones de 2008 en Líbano. Dada su breve duración, no encaja directamente con los criterios específicos que hemos determinado para la finalidad de nuestra investigación.
Sharek961 [procedente de la palabra árabe que significa “participar" y del código telefónico internacional de Líbano] es un proyecto de seguimiento electoral basado en Ushahidi centrado en las elecciones de 2008 en Líbano. La preparación del proyecto comenzó tan solo tres semanas antes de las elecciones; de las cuales, dos se utilizaron en instalar las plataformas, lo que dejó solamente una semana para difundir su resultado. El proyecto recibió tan sólo 200 informes. A pesar de contar con tan poco tiempo, los fundadores del proyecto pudieron traducir la plataforma Ushahidi al árabe, permitiendo que aquellos que no hablaban inglés pudieran informar y recibir noticias en su lengua materna. El proyecto interesó también a otros países de Oriente Medio; organizaciones no gubernamentales de Jordania, Egipto e Irak se pusieron en contacto con los fundadores, interesados en utilizar la plataforma que habían desarrollado a nivel local. El fundador Abdallah Chamas nos lo explica.

Entrevista

Hábleme un poco de su proyecto:

La idea surgió durante las elecciones parlamentarias de Líbano en 2008. El objetivo era fomentar la responsabilidad y la transparencia, y dar a los ciudadanos el poder de informar sobre las elecciones. Está basado en Ushahidi, que es una plataforma de software de información a través del crowdsourcing. Permite enviar información a través de SMS, email, Twitter o via web. Estábamos asociados con la organización no gubernamental Meedan. Lo que hacíamos era suministrarles un flujo de noticias que íbamos recibiendo y ellos lo traducían a través de su red global de traductores.
¿Cuál es su visión del proyecto?
Esperamos fomentar la transparencia en todos los países de Oriente Medio en lo que respecta a las elecciones. La plataforma puede utilizarse para proporcionar cualquier información a través del crowdsourcing, para que podamos informar acerca de cualquier problema medioambiental o cualquier asunto del que nos puedan informar los ciudadanos de a pie. Nos pidieron que ayudáramos a crear una versión árabe de Ushahidi similar a Sharek en otros países como Egipto y Jordania, pero simplemente no tenemos los recursos para hacerlo. No podemos. Sería muy interesante para nosotros poder informar acerca de las elecciones de Egipto. No estoy seguro exactamente de cuándo son, pero ese sería nuestro siguiente paso en el caso de que continuemos. El problema es que requiere mucho seguimiento y establecer colaboraciones y así sucesivamente, y ahora mismo no podemos hacerlo por falta de recursos. [Nota: un grupo independiente de activistas trabajó para implantar la plataforma en Egipto para las elecciones parlamentarias en noviembre de 2010].

¿Cómo se convierte su trabajo en un cambio real fuera de las redes?

Bueno, recibimos en torno a 200 informes por SMS y más de mil retuiteos cuando estábamos informando sobre las elecciones en directo. Los convertimos en un informe que hicimos circular a través de diferentes ONGs. Pero eso fue todo, porque lo que pasaba era que no teníamos suficientes informes como para realizar un impacto real y esto era sólo un proyecto piloto. Se necesitan alrededor de 10.000 unidades de información para que un proyecto de crowdsourcing funcione, y dado que sólo teníamos 200 no tenían realmente mucho valor. Sin embargo, sí que demostró que el sistema estaba funcionando y que la gente se estaba involucrando, porque nos llegaban informes de todas partes. Solo que no había muchos informes iguales.

¿Cuáles son los mayores obstáculos para vuestro éxito?

Contamos con un plazo muy limitado; Katherine y Sasha llegaron aquí alrededor de tres semanas antes de las elecciones. Tuvimos dos semanas para poner en marcha el portal y una para promocionarlo. La principal barrera antes de eso fue desarrollar el portal y mantenerlo en marcha. Ese fue un gran obstáculo. El segundo gran obstáculo fue que no teníamos ninguna financiación para poder promocionarlo. Lo que hicimos fue imprimir tarjetas de presentación y hablar con las ONGs, nuestros amigos, y difundirnos a través de RootSpace [una incubadora tecnológica libanesa donde trabaja Chamas]. Las asociaciones se desarrollaron con mucha fluidez. Esperábamos que fueran mucho más difíciles. En cuanto a las terceras partes con las que nos asociamos, como meedan.net, trabajar con ellos fue un proceso muy sencillo. También trabajamos con Demotex, lo que también fue muy fácil.

Otro reto es la financiación: básicamente, necesitamos financiación para poder dejar de hacer otras cosas como nuestro trabajo habitual, por ejemplo, y disponer de más tiempo para ocuparnos del proyecto. También tenemos los gastos de los SMS y viajes y otras cosas por el estilo.

Necesitamos un poco de financiación y también capital humano, aunque con eso ya contábamos un poco en plan minimalista cuando creamos la web, que era funcional y hacía el trabajo muy bien. También necesitamos dinero para publicidad.

¿Por qué utiliza la gente vuestra herramienta?

En lo que respecta al mundo árabe, probablemente porque el proyecto estaba en árabe. Ushahidi existe como plataforma de software por sí misma, pero está en inglés y permite numerosas traducciones, pero no los informes. Los propios informes siempre tenían que estar en inglés. Así que lo que hicimos fue habilitar los informes árabe e inglés al mismo tiempo. Lo que significó que los hablantes de árabe pudieron contribuir y obtener noticias. En realidad esto fue lo más importante; utilizamos las funciones de Ushahidi y añadimos el valor de contar con el árabe y el inglés al mismo tiempo.

¿Cuál es su papel cívico?

No estábamos en contra ni a favor de nadie. El sentido de Sharek era la transparencia y responsabilidad total. No se nos podía ver como miembros de ningún partido o relacionados con el gobierno, con cualquier gobierno. Nos mantuvimos al margen. Sólo nos encargábamos de informar y lo hacíamos gratis. Dado que no recibíamos financiación de nadie, no se nos podía considerar parciales.

¿Se ha copiado vuestro trabajo?

No, que yo sepa. Estamos viendo que la gente del mundo árabe no está tan interesada en enviar información, especialmente a través de crowdsourcing, puesto que se ve como no fiable. El único motivo por el que funciona en otros países es porque hay una masa crítica. Cuando tienes una masa crítica se empieza a considerar fiable, según la teoría en la que se basa el crowdsourcing y las unidades de información. No ha habido gente intentando copiarnos, pero nos han hecho ofertas para instalar versiones de Sharek en Irak, Jordania y Egipto. No podemos llevar a cabo esas ofertas ahora porque no tenemos la financiación ni los medios humanos necesarios. Si tuviéramos una mínima financiación podríamos coordinarnos con los movimientos de la comunidad local en otros países.

[Nota: un grupo independiente de activistas trabajó para implantar la plataforma en Egipto para las elecciones parlamentarias de 2010].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.


Regiones del mundo

Países

Idiomas