¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

La muerte de un hombre inspira solidaridad en medio de una tormenta devastadora en el Líbano

Pocas personas conocían su nombre antes de que fuera encontrado muerto cerca de la Universidad Americana de Beirut. Sin embargo, el 7 de enero de 2013 Beirut lamentaba la muerte de Ali Abdallah, un hombre sin techo cuyo rostro era conocido entre la comunidad de la UAB y a menudo encontrado en Bliss Street, calle en la que se encuentra ubicada la universidad.

Cuando se publicó una fotografía de Ali en la página de Facebook de Humanos de Líbano [en], muchos recordaron verlo cerca de la universidad e incluso algunos rumorearon que fue un antiguo profesor de la UAB.

Una fotografía de Ali Abdallah realizada por el fotógrafo Krikorian M [en], usada con permiso

Un usuario de Facebook escribió [en]:

He leído que era un profesor de física en UAB y vio cómo violaron y asesinaron a su mujer, a su hija y a su hermana durante la guerra, y así se convirtió en lo que era, perdiendo incluso la razón. Nunca comprendí nada de lo que dijo y no creo que entendiera nada de lo que alguna vez le pregunté. Y leí que pidió un papel y un bolígrafo

Más de 400 veces compartida, la fotografía provocó fuertes reacciones en internet, tanto con mensajes solidarios como con comentarios [en] acerca de la necesidad de actuar:

¡Espero que los jóvenes líbaneses lleven a cabo una acción más seria! ¡Otras personas se encuentran en la misma situación, otras personas esperan ayuda!

Lo más probable es que el hombre, que ya había sufrido de una mala salud, muriera al ponerse peor a causa del frío. Al menos, su muerte ha servido como llamada de aviso. En el blog Hummus Four Thoughts, Joey Ayoub, que una vez estuvo hablando durante un rato con él, escribió [en]:

No le compadezcan ni lo odien. No digan que no lo recordamos porque realmente no nos importó cuando estaba vivo. Digan que debemos recordar y hacer algo al respecto. ¿Hacer qué? Eso, amigos míos, es algo que aún me estoy preguntando. Me negué a compadecer a Ali. Cuando finalmente hablé con él, hice lo mejor que pude para tratarle como a un igual porque así lo era. Nunca fue menos que nosotros. Eso es algo que nosotros, todos nosotros, le condenamos a ser.

Y esa es la razón por la que debemos recordar a Ali. Esa es la razón por la que no eliminaré la fotografía, como bien alguien me ha pedido. Y por ese motivo no haré simplemente lo que nosotros, los líbaneses, mejor sabemos hacer: quejarnos y sentirnos mejor por ello.

Por el contrario, un bloguero comenta [en]:

No me compadeceré de Ali Abdallah porque, al igual que la gran mayoría de los estudiantes de la UAB que se sienten en estos momentos profundamente deprimidos, nunca hablé con él, nunca me molesté en conocerlo y nunca lo consideré “nuestro Ali de Bliss Street”. Siento la manera en la que murió -en la calle, solo en medio del frío y apoyado contra una fría pared de Beirut.

Algunos dicen que Ali murió por causas naturales. Bueno, tales causas conducen a la muerte en medio de la peor tormenta en el Líbano de la historia reciente. ¿Cuántos de los que compadecen a Ali pensaron en algún momento en darle un abrigo o dinero para que pudiera resguardarse, o intentaron ayudarlo? Dudo considerablemente que muchos lo hicieran.

A aquellos a los que les ha conmovido su muerte les informo que hay otra mujer sin techo en Bliss Street y que la han ignorado durante muchos años. Quizás sea el momento de volverla a mirar de manera que no se sientan tristes cuando la mujer sin techo que un ignoraron, día sí y día no, también acabe muriendo por el frío.

Su muerte ha iniciado un movimiento de solidaridad a favor de los no privilegiados. El grupo de Facebook Luchando contra la falta de vivienda en el Líbano [en] ha reunido a más de 1300 miembros que se ofrecerán a llevar a cabo algún cambio de un modo u otro. Otro grupo en Facebook llamado Fundación de Ali Abdallah [en] promete hacer lo que esté en sus manos “para cuidar a las personas sin techo y darles esperanzas”.

De hecho, se necesita tanto ayudar a los más vulnerables al igual que el Líbano sufre la peor tormenta en décadas. The Bride (nombre de la tormenta) dejó una ola de frío y nieve durante dos días. Con una infraestructura pobre y edificios antiguos, las temperaturas heladas y los hundimientos han agravado la difícil situación de las personas más vulnerables, incluyendo a los refugiados sirios que huyeron de la violencia en sus hogares y en la actualidad viven en campamentos. Beirut, el barrio de Hay el Sellom, sufrió grandes daños y los residentes temen que los edificios se derrumben. Se cerraron las carreteras en muchos lugares en todos los países y se suspendieron las clases en los colegios públicos y privados.

Inmediatamente comenzaron las ayudas. En la cafetería Nasawiya [en], un centro comunitario dirigido por el colectivo feminista Nasawiya [en], se recogieron ropas abrigadas, mantas y comida y se distribuyeron el 11 de enero entre aquellos sin alojamiento o sin un refugio adecuado en todo el país.

Mientras tanto, al mismo tiempo que la tormenta se producía, las personas también intercambiaban fotografías en las redes sociales del desastre y otras preciosas de los paisajes cubiertos de nieve. Pueden ver muchas de ellas en la página de Facebook Lebanon Weather Forecast [en]. Sin embargo, consciente de la falsificación, el bloguero Nagib del Blog Baladi explica en este artículo [en] cómo una de las fotografías, etiquetada como una escena de Choueifat en el Líbano, resultó ser una fotografía de otra tormenta en otro país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.