¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Tecnología para la Transparencia: Tak-tak-tak

(Todos los enlaces llevan a páginas en inglés, salvo que se indique lo contrario)

Artículo escrito originalmente por Alexey Sidorenko para Technology for Transparency Network, un proyecto de Global Voices.

Vista rápida

Tak-tak-tak es un proyecto online que tiene el propósito de crear una “guía de supervivencia de colaboración ciudadana” para rusos.

Idioma: Ruso
Fecha de fundación: 7 de julio de 2009
Presupuesto anual para 2009: 15.000€
Presupuesto anual para 2010: 3.700€
Visitas por mes: 30.000
Escala del proyecto:
Fines: Relacionarse y colaborar
Localización: Rusia

Contexto

Tak-tak-tak fue creado por un grupo de periodistas siberianos y por una pequeña web en desarrollo como un punto de encuentro para partidos interesados en el cambio social. Los creadores pretendieron que su proyecto ayudara a formar autodidactas a nivel educativo y también crear lo que ellos describen como una “guía de supervivencia de colaboración ciudadana.”

Tak-tak-tak, el fortuito nombre del proyecto, ofrece a todos una plataforma donde exponer sus historias, sus quejas o sus problemas. Y, lo más importante, los mismos usuarios proponen soluciones (llamadas “algoritmos”) para superar los problemas más generalizados. Como Viktor Ukechev, uno de los fundadores (entrevistado más abajo), dice: “Se supone que el medio de compromiso directo llenará el vacío que hay entre periodistas, ciudadanos y defensores de los derechos humanos, y facilitará una nueva perspectiva en las relaciones con el gobierno, ya que hoy en día el control de la sociedad supera al de las autoridades, algo inimaginable en Rusia durante siglos.”

Entrevista

Cuéntenos un poco acerca de su proyecto:

La principal actividad de nuestra organización (el Instituto de Desarrollo de Prensa) es la formación y el asesoramiento de periodistas. No somos una universidad  y no damos diplomas, pero estamos trabajando en mejorar las competencias de estos.

En nuestra etapa actual, aspiramos a ayudar a los periodistas de la región y a desarrollar la comunicación ciudadana con el fin de que puedan conocer a sus consumidores, los lectores, al mismo tiempo que permitimos que estos últimos puedan ver lo que se cuece en la olla del periodista. De este modo, los lectores, a diferencia de su papel nulo en otras fuentes informativas, pueden dar forma a nuestro programa diario gracias a nuestra acentuación sobre el tema de los derechos humanos. De esta forma, la gente ayudará a que los periodistas muestren el mundo real, los problemas desagradables: juntos, podrán discutirlos y barajar las soluciones.

En vez de la “tradicional” relación vertical en la pirámide de las comunicaciones, nosotros ofrecemos una nueva relación “horizontal” para los periodistas y sus lectores, lo que podríamos designar bajo el nombre democrático de “medios de relaciones directas”.

Actualmente, en Rusia se excluye a la ciudadanía de la toma de decisiones y nosotros lo que queremos es defender junto a ellos ese derecho a formar parte de ello.

Al principio, sólo hicimos un portal para periodistas que aún no tenía el nombre de “Tak-tak-tak”, pero, más tarde, decidimos convertir nuestra página web en una red social con sus consiguientes normas, ya que sólo cumpliéndolas la web podía ser útil. Empezó un año y y medio atrás, y recibimos una ayuda económica de la Comisión Europea para trabajar en la prensa local. Fue entonces cuando decidimos invertir el dinero en el proyecto.

¿Cuál es su visión sobre el proyecto?:

Por supuesto, queremos sostenerlo durante bastante tiempo. El objetivo es crear una red social de peso donde la gente pueda exponer sus propias ideas y que otros puedan acceder y discutir sobre ellas. Se trata de un punto de encuentro entre ciudadanos, abogados, defensores de los derechos humanos y periodistas.

En estos momentos, muchas organizaciones defensoras de los derechos humanos tienen sus propias páginas web, pero son herméticas, centradas en sí mismas, en sus líderes y en su oposición a las autoridades. La gente común sólo las visita cuando se siente desesperada. Los medios masivos tampoco facilitan el contacto con estas organizaciones y no hay cabida para un lugar en el que todos los participantes puedan intercambiar ideas.

Queremos crear un punto de encuentro para aquellos que saben algo, aquellos que quieren ayudar, aquellos que quieren aportar una solución. Un punto de encuentro donde la gente se motive y donde desee participar.

¿Cómo se convierte su trabajo en la actualidad en un cambio social fuera de la red?:

Hay historias con éxito, pero no demasiadas. Si miran en nuestra “biblioteca”, verán varios tipos de mensajes: “Algoritmos” (cómo la gente resuelve sus problemas), “Precedentes” (sentencias) e “Historias con éxito”. Tenemos alrededor de seis algoritmos, nueve precedentes y sólo una historia con éxito (más otra que será publicada pronto). Sólo consideramos historias con “éxito” aquéllas que se han resuelto con la ayuda de nuestra web. Hay otras historias con éxito en curso, pero no podemos decir aún que lo tengan.

Nuestra única historia con éxito trata sobre una manifestación en Omsk. Por lo general, a las autoridades no les gustan las manifestaciones y no las permiten en las condiciones propuestas por los manifestantes. La concentración no condujo a ninguna parte, pero el éxito se reflejó en que los ciudadanos la hicieron posible y consiguieron poner sobre la mesa su derecho de libre asociación.

¿Cuáles son los principales obstáculos que se encuentran para alcanzar el “éxito”?:

Nuestro principal obstáculo es un problema de mentalidad. Nuestros compatriotas no terminan de comprender la idea de los derechos humanos: ni las autoridades, ni los ciudadanos.

Otro problema es el institucional, la falta de comprensión entre los defensores de los derechos humanos y los periodistas, los cuales no pueden ni verse. Los defensores de los derechos humanos piden a los periodistas que escriban sobre ellos, pero estos les responden “primero entréguennos historias de éxito o páguennos”. A menos que les mostremos los ejemplos exitosos de su acción conjunta, no podremos romper este círculo vicioso.

También podemos hablar de falta de confianza entre los ciudadanos y las autoridades, que tampoco pueden colaborar juntos, ya que el control público sobre las autoridades no es común en la sociedad actual. Es difícil reconciliar un tipo de relación como esta, pero eso es justo lo que queremos conseguir: decirles que sí es posible. Las autoridades deberían comprender que es beneficioso para ellas.

Otro problema es el acceso a la información. Por ejemplo, las autoridades publican un boletín, pero en vez de subrayar la información crucial de éste, publican un documento de 150 páginas sin comentarios ni visión sobre las perspectivas propuestas.

¿Cómo tienen pensado superar estos obstáculos?

Lo primero de todo, trabajaremos con nuestros compañeros. Uno de nuestros asociados (el Instituto de Libertad de Desarrollo de la Información, de San Petersburgo) trabaja el problema de acceso a la información. Tenemos dos seminarios ocupándose de este tema y tratamos de resolverlo con su ayuda y formación. Después de eello, enviaremos los resultados de nuestro trabajo a los medios masivos y los publicaremos en nuestra web.

¿Por qué la gente utiliza su web?
La visitan grupos variados de gente y por razones diferentes. A algunos les gusta quejarse y refugiarse en un lugar donde se sientan a salvo; no están interesados en revolver entre los problemas de otros. Sin embargo, también hay gente que quiere descubrir sus propias habilidades para hacer sentir mejor a los demás y creen en aquello de “hoy por ti, mañana por mí”. Aunque se trata de un grupo pequeño, esta gente no puede plasmar sus opiniones en un periódico y por eso utilizan nuestra web.

Para ser honesto, la idea inicial consistía en que la gente publicara sus historias en internet,para que después los periodistas las seleccionaran y crearan un gran cuestión de cada pequeña historia. Hasta ahora, no ha funcionado de esta manera y sólo hay dos o tres historias que se han desarrollado con la ayuda de periodistas. Al mismo tiempo, también hay casos poco usuales, como por ejemplo el de dos policías dispuestos a ofrecer su consejo. No lo hacen por defender el honor de su uniforme, si no desinteresadamente para ayudar a los demás.

¿Cuál es su función cívica?:

Hasta ahora, no hemos tenido ningún contacto con el gobierno. Hemos solicitado tres veces donaciones presidenciales (ayudas económicas asignadas por el Presidente para ayudar a los ciudadanos), pero sin respuesta alguna. En cambio, varios proyectos considerados “tradicionales” sí han contado con ese dinero. La red social es demasiado impredecible, ya que está abierta a las opiniones de todo el mundo. En este momento, el gobierno no está preparado para proyectos como Tak-tak-tak, pero para nuestros planes cambio social, como los seminarios, invitamos a las autoridades locales y funciona perfectamente.

¿Saben de alguien que haya tratado de copiar vuestra idea?:
Hasta ahora, no sabemos de nadie que lo haya intentado.
¿Es su proyecto un plagio de algún otro?
No, no hemos copiado ninguna iniciativa.
¿Con qué organizaciones trabajan?
Trabajamos con el Instituto de Libertad de Desarrollo de la Información, fundado en San Petersburgo.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.