¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Misión del ganador del Nobel de Paz Ramos Horta a Guinea Bissau

El caos político en Guinea Bissau -sobre todo desde el golpe de estado de abril de 2012- probablemente ha dado un paso hacia una solución, con la reciente nominación del Premio Nobel de la Paz y exPresidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta, para dirigir la Oficina Integrada de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz en el país (UNIOGBIS) [pt], a partir de febrero.

Guinea-Bissau, que enfrenta una crónica inestabilidad política y militar, es un país que desde su independencia de la potencia colonial, Portugal, declarada en 1974, nunca vio a un presidente electo llegar al final de su mandato. En abril de 2012, pocos días antes de la segunda vuelta electoral presidencial, el país se hundió en una nueva crisis con el golpe de estado militar que instaló al actual «gobierno de transición» en el poder.

En adelante, José Ramos-Horta ha sido designado para “consolidar la paz”, como sucesor del diplomático ruandés Joseph Mutaboba, que terminará su mandato el 31 de enero de 2013. Su designación ha sido bien recibida por los diplomáticos [pt] extranjeros y por organizaciones de la sociedad civil guineana. Un artículo [pt] publicado en el sitio web de Deutsche Welle (DW) explica las razones:

Ramos Horta em visita de Estado às Maldivas, enquanto Presidente de Timor-Leste. Foto de Mauroof Khaleel no Flickr (CC BY-NC 2.0)

José Ramos-Horta de visita en el estado de Maldivas, cuando era Presidente de Timor Oriental. Foto de Mauroof Khaleel en Flickr (CC BY-NC 2.0).

Presidente de Timor-Leste entre 2007 e 2012 e anteriormente ministro dos Negócios Estrangeiros, Ramos-Horta dispõe de experiência diplomática e de influência internacional, algo que poderá ser relevante para voltar a colocar a Guiné-Bissau na agenda política mundial. Foi condenado ao exílio forçado nos Estados Unidos na sequência da invasão indonésia do seu país e durante 24 anos defendeu a causa timorense na Organização das Nações Unidas (ONU) e nas capitais mundiais. Em 1996, o seu esforço valeu-lhe o Prémio Nobel da Paz, que partilhou com o bispo de Díli D. Ximenes Belo.

El Presidente de Timor Oriental de 2007 a 2012 y también Ministro de Asuntos Exteriores de su país de 2001 a 2006, José Ramos-Horta, ostenta una importante experiencia diplomática y posee influencia internacional, lo que puede ser significativo para meter a Guinea-Bissau de nuevo en la agenda política mundial. Fue condenado a un exilio forzado a Estados Unidos, con motivo de la invasión indonesia de su país. Y durante 24 años ha defendido la causa de Timor Oriental junto con Naciones Unidas y los grandes capitales mundiales. En 1996, su compromiso le valió el Premio Nobel de la Paz, una recompensa compartida con el Obispo de Dili, Monseñor Carlos Filipe Ximenes Belo.

Mientras que son numerosos los que consideran la designación de José Ramos-Horta como “buen augurio”, Nadia Issufo, periodista mozambicana, subraya que puede representar un «regalo enveneado» para el gobierno de transición. En su blog personal, Acalmar as Almas [pt], nombra muchas organizaciones representantes de la comunidad internacional que tratan de intervenir en la situación actual en Guinea-Bissau, poniendo en evidencia la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), que no reconoce al actual gobierno de transición, y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que si lo reconoce:

Está assumido pelo governo de transição guineense que a CPLP não é exatamente bem vinda na negociação da sua crise. A CEDEAO é o parceiro confiado de Bissau. Por exemplo, recentemente o governo de Serifo Nhamadjo disse estar satisfeito com a presença das forças desta organização no país, apesar da Liga dos Direitos Humanos Guineense afirmar que a tal força assiste impávida as violações dos direitos humanos no país.

(…)

A nomeação de um representante da ONU proveniente de um país membro da CPLP, pode parecer inocente, mas em termo práticos isola e sufoca a CEDEAO e obviamente a Guiné-Bissau. Quer queira quer não, de alguma maneira o governo de transição é obrigado a engolir a CPLP, se não desliza com mel, então…

Enquanto a guerra entre a CEDEAO e a CPLP não terminar as chances para uma saída pacífica são mínimas. Sabemos que no fundo a disputa é dominada por Angola, que se quer impor no continente africano ao nível diplomático, e a Nigéria que quer também o posto. Portanto, está um país a afundar-se também em nome de ambições alheias.

El gobierno de transición guineano admite que la CPLP no es exactamente bienvenida en la negociación de la crisis, mientras que la CEDEAO es la socia de confianza de Guinea-Bissau. Por ejemplo, recientemente, el gobierno de Serifo Nhamadjo se dice satisfecho con la presencia de las fuerzas de esta organización en el país, a pesar de la afirmación de la Liga Bissau-Guineana de los Derechos del Hombre de que esta fuerza asiste pasivamente en los actos de violación de los derechos humanos en el país.
(…)
La designación de un representante de la ONU que viene de un país miembro de la CPLP puede parecer inocente, pero en la práctica, esta acción aísla y ahoga a la CEDEAO y, evidentemente, a Guinea-Bissau. Nos guste o no, de alguna manera, el gobierno de transición se verá forzado a avalar a la CPLP, y si eso no pasa con miel, entonces…

Mientras la guerra entre la CEDEAO y la CPLP no haya cesado, las posibilidades de una salida pacífica son mínimas. Sabemos que en el fondo, la situación la controla Angola, que quiere imponerse en el continente africano en el plano diplomático, y Nigeria que también quiere ese lugar. En consecuencia, Guinea-Bissau se convierte en un país que se hunde y también a causa de las codicias ajenas.

A Guiné quer Paz. Foto de Sofia da Palma Rodrigues no blog Brancon'pelele (usada com permissão)

“Guinea-Bissau quiere la paz”. Foto de Sofia da Palma Rodrigues en el blog Brancon’pelele.

Las «ambiciones de los otros» a los que se refiere Nadia son también mencionados por el consultor en marketing político portugués José Paulo Fafe, que comenta [pt] en el blog:

Recorde-se que, em 2004, Ramos Horta chefiou a missão da CPLP que “fiscalizou” (sem grande sucesso, diga-se de passagem…) as eleições naquele país, quando sob o olhar cúmplice da comunidade internacional e do governo então chefiado por Durão Barroso, se sucederam as fraudes e as “chapeladas” por todo o território. Esperemos agora que o antigo mandatário timorense “emende a mão” e, pelo menos, não seja à semelhança do chefe da diplomacia portuguesa [Paulo Portas], um porta-voz dos interesses angolanos naquele país. É que para mandarete, já basta o que temos…

Conviene recordar que, en 2004, José Ramos-Horta dirigió la misión de la CPLP que «inspeccionó» (sin mucho éxito, dicho sea de paso…) las elecciones en ese país, donde, bajo la mirada cómplice de la comunidad internacional y del gobierno entonces dirigido por Durão Barroso, se dieron fraudes electorales en todo el territorio. Ahora esperamos que el exgobernante timorense “retome el buen camino» y, por lo menos, no se parezca en nada al jefe de la diplomacia portuguesa [Paulo Portas], un portavoz de los intereses angoleños en ese país. Es que para «mandarete» (persona que no piensa más que en sí misma, pero sirve únicamente a servir los intereses de otros), basta con lo que tenemos…

La periodista Helena Ferro de Gouveia, en su blog Domadora de Camaleões [pt], dice que José Ramos-Horta, «el hombre que exclamó «Timor ida deit» (en tetún: Timor es uno solo, del Norte al Sur, del Este al Oeste), llamando a la unión del pueblo timorense, tal vez sea «el hombre indicado para que el futuro no deje despoblado a Guinea-Bissau y reencuentre su camino», pero prevé algunas dificultades que podría encontrar:

- A ossatura de um Estado faz-se de dois pilares: o da segurança e o da justiça; na Guiné-Bissau, o pilar da segurança ruiu há muito e o sistema de justiça é inexistente.

- O uso da força pelos militares [substituiu] as instituições do Estado. Sem ajuda externa para acabar com o envolvimento das Forças Armadas na política, é impossível acabar com a chantagem dos militares sobre os políticos, a sua manipulação do poder legislativo e do poder judicial e o deslizar  do país para o tráfico de drogas entre a América Latina e a Europa.

- La armazón de un estado se compone de dos pilares: el de la seguridad y el de la justicia; en Guinea-Bissau, el pilar de la seguridad se desmorona hace tiempo y falta el sistema de justicia.

- El uso de fuerza del ejército [ha reemplazado] a las instituciones del estado. Sin ayuda exterior para poner fin a la ingerencia del ejército en la vida política, es imposible poner fin al chantaje militar de los hombres políticos, su manipulación de poderes legislativo y judicial y de la decadencia del país hacia el tráfico de drogas entre América Latina y Europa.

En cuanto al asunto del tráfico de drogas, un editorial del blog Página Global [pt], dedicado a la lusofonía, dijo que se trata de una deuda que pesa inhumanamente sobre el pueblo guineano (…) frente a una crisis provocada por corruptos y golpistas con lazos con los cárteles de las drogas”.

A determinação de fazer da Guiné-Bissau um território sobre a posse do narcotráfico é por demais evidente e não será Ramos Horta que conseguirá mudar o curso desses objetivos se a comunidade internacional, a ONU, não der um “murro na mesa” e usar os argumentos e provas que possui para criminalizar em Tribunal Internacional os criminosos e cúmplices que detêm os poderes e a sistemática subjugação do país aos ditames do narcotráfico, dos golpismos e de prepotência. Basta de impunidades.

La determinación de hacer de Guinea-Bissau un territorio sumido en el tráfico de drogas es demasiado evidente y no será José Ramos-Horta el que logre cambiar el curso de esos objetivos si la comunidad internacional, la ONU, no da un “puñetazo en la mesa”. Es necesario que utilice los argumentos y las pruebas de su posesión para condenar ante la Corte Penal Internacional de Justicia, a los criminales y sus cómplices que detentan el poder y la sumisión sistemática del país a las reglas de tráfico de droga, de los tramposos y de la arrogancia. Basta de impunidad.

1 Comentario

  • [...] Misión del ganador del Nobel de Paz Ramos Horta a Guinea Bissau El caos político en Guinea Bissau -sobre todo desde el golpe de estado de abril de 2012- probablemente ha dado un paso hacia una solución, con la reciente nominación del Premio Nobel de la Paz y exPresidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta, para … Más información en Global Voices en español [...]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.