Desde “denunciar furiosamente” a “estar profundamente herido”, el periodista chino Fang Kecheng analizó [en] las frases hechas de la diplomacia en China.