¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Ayer deserté del ejército de Assad

Como parte de nuestra colaboración con Syria Deeply [en]; estamos publicando una serie de artículos que captan voces de civiles atrapados en el fuego cruzado, junto con perspectivas del conflicto de escritores de todo el mundo.

A continuación, una conversación entre News Deeply y un hombre de 20 años que desertó de la Base Militar de Sulas del Ejército Sirio y se unió al bando rebelde. A pedido suyo, no usaremos su nombre en este artículo.

Nos encontramos en una casa usada por el Ejército Siria Libre en lo profundo de las montañas de Jebel Turkman, en la provincia de Latakia. Mientras las bombas agitan las ventanas, arrojó luces a la complicada mentalidad que comparten muchos de los soldados de Bashar al-Assad: hombres forzados a cumplir con temporadas obligatorias en el ejército, queriendo desesperadamente unirse a la oposición.

“Es la primera vez que veo a un periodista o a un estadounidense”, dice tímidamente. “Estuve en el Ejército Sirio durante un año. Desde que me uní, quise desertar —cuando vi que el Ejército Siria Libre estaba creciendo. Antes de unirme, pensaba que la revolución terminaría y que Assad ganaría”.

Dice que un escolta shabiha [matón del régimen] fue asignado a cada soldado nuevo, para asegurarse de que no desertara. Esto vino después de una reciente racha de deserciones que aparentemente sacudieron la confianza del ejército.

“Los soldados estaban asustados del Ejército Siria Libre. Muchos de ellos quisieran desertar, pero el shabiha, se queda con nosotros, nos vigilan como seguridad asi que no nos vamos”.

La destrucción de Duma, Damasco. Cortesía de Shaam News Network.

Los jóvenes soldados apenas hablaban del asunto entre ellos.

Solamente hablaba de esto con mi familia. No lo podía hablar con otros, aunque todos queríamos irnos. Mi familia está en Damasco, y todos están con la revolución. Están contentos de que haya dejado el ejército”.

Nunca quiso disparar ni matar a los rebeldes que secretamente apoyaba, y dice que algunos de los soldados del ejército llegaron con tácticas para evitar causar daños serios.

Nunca lo haría [disparar a matar]… Dispararía al aire, le daría a todo menos a los combatientes. Mucha gente hace eso— los que miran no se dan cuenta.

Los oficiales tienen poder y repiten ‘tendremos éxito, nos iremos a casa [cuando ganemos]’. Pero los combatientes saben que se está acercando.

Sirvió la mayor parte de su tiempo en el ejército en Idlib, y estuvo destacado en las montañas de Latakia los dos últimos meses. En ese momento dice “nunca tuve vacaciones. Nunca fui a la ciudad”.

Antes de venir a nuestra entrevista, estuve preocupado por mi seguridad por hablar con él. ¿Cómo podía garantizar el líder del batallón del Ejército Siria Libre que nos presentó que su nuevo combatiente no era realmente un doble agente que informaría sobre nosotros al régimen? “Hablé con su padre en Damasco”, me dijo el líder. Tratando de darme confianza, dijo que dada la seguridad de las bases del régimen, y basados en el terreno físico, solamente los hombres más fieles logran escapar. Dijo “es muy, muy difícil desertar”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.