Había días en que sentía que el molino iba muy lento, demasiado lento,desesperadamente lento. Otros días sentía que el molino giraba a velocidades vertiginosas sin que pudiera tomar aliento, y sólo quería bajarme del molino y salir corriendo.

Heidy, de Mi mundo mágico, traza un paralelo entre un molino y el año que pasó, y termina su post deseando a sus lectores un feliz año nuevo.