Estamos estupefactos ante el hecho de que la revista francesa Le Point estigmatice de tal manera a una parte de la población francesa en su artículo «El intrigante éxito de las personas chinas en Francia». [...] No, no todos los chinos franceses son delincuentes; y no, no todas las chinas francesas son prostitutas. Son ciudadanos franceses como los demás.

La Asociación Juvenil China de Francia [fr], a través de su representante Sacha Lin, va a demandar a la revista francesa Le Point [fr] por discriminación racial en un artículo publicado el 22 de agosto de 2012. El artículo describe a los empresarios chinos con el empleo de clichés tales como: «Un empresario chino no pagará a sus empleados porque son miembros de su familia». El director de Le Point, F-O. Giesbert, ha asegurado que se pretendía que el artículo fuera gracioso [fr].