Los medios de comunicación de Trinidad y Tobago tiene un serio problema de credibilidad.

Catherine Young, blogueando en Outlish [en], lo explica.