¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Ecuador inicia subasta de petróleo en medio de protestas indígenas

El miércoles 28 de noviembre de 2012, Ecuador comenzó una ronda internacional para la adjudicación de 13 bloques petrolíferos –más de 4 millones de hectáreas– de territorio amazónico virgen en la zona centro-sur, a la vez que los líderes indígenas tomaban las calles de Quito para protestar por las concesiones petrolíferas en sus tierras.

Cientos de manifestantes indígenas se reunieron ante el hotel J.W. Marriott de Quito la semana pasada, durante la VII Reunión Anual de Petróleo y Energía, que marcó el inicio del proceso de adjudicación.

Organizada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de La Amazonia Ecuatoriana (CONFENIAE), a la protesta se han asociado representantes de siete nacionalidades indígenas que expresaron su preocupación por la falta de consulta en el proceso de concesiones y el potencial impacto mediomabiental y social de las prospecciones. AmazonWatch [en] informa de que los manifestantes indígenas se encontraron con militares, policía, seguridad privada y aerosoles de defensa. AmazonWatch publicó también varias fotos de la confrontación en su web [en].

Según Earth Island [en], CONFENIAE alega que el subsecretario de hidrocarburos entró en octubre en las comunidades indígenas Achuar, Kichwa y Sapara sin permiso y llevó a cabo consultas con la gente del lugar. CONFENIAE mantiene que esas consultas fueron ilegítimas porque solo incluyeron a un grupo selecto de personas, y no a las grandes estructuras decisorias de las comunidades.

XI Ronda Petrolera y territorios indígenas

Mapa de territorios indígenas y la XI Ronda de Concesiones Petrolíferas. Fuente: página de Facebook de la Fundacion Pachamama.

El bloguero Ecuachaski informó ya en octubre de este año que los líderes de las comunidades Schuar, Achuar, Shiwiar, Sapara y Kichwa dieron una conferencia de prensa conjunta para anunciar que no permitirían la entrada en sus tierras a las industrias de petróleo. También se puede escuchar el audio de la reunión.

Aunque las organizaciones indígenas se han pronunciado de manera negativa en varias ocasiones sobre la XI Ronda Petrolera, el gobierno de Correa no ha respondido a sus requerimientos.

En una declaración formal publicada en la red el 28 de noviembre, CONAIE y CONFENIAE escribían:

Las nacionalidades indígenas situadas en el centro sur de la Amazonia:  Kichwas Amazónicos, Shuar, Achuar, Shiwiar y Sáparas, rechazaron la decisión unilateral del régimen de licitar bloques  petroleros mediante la llamada XI Ronda e instaron a que esta sea suspendida de inmediato.

Además, las organizaciones hacen hincapié en que las consultas del gobierno no respetaron las normas locales para la toma de decisiones y carecían del adecuado proceso en la lengua nativa.

En el comunicado también puede leerse esta cita del presidente de CONFENIAE, Franco Viter:

“… Estamos unidos y nos oponemos totalmente a la XI Ronda Petrolera. El avance de la frontera petrolera en nuestro territorio representa el fin de nuestra forma de vida y puede significar el fin de nuestras vidas.

Para Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), la industria petrolífera representa una fuente esencial de ingresos para el estado. Según Reuters, el gobierno espera una inversión de al menos mil millones de dólares en los 13 bloques. Aunque la producción de petróleo del país se ha mantenido durante los últimos años en 500 000 barriles diarios, el Ministro de Recursos No Renovables, Wilson Pastor, espera que la producción aumente [en] hasta 530 000 barriles diarios, lo que mantendrá al país durante otros diez años.

Las compañías tienen seis meses para presentar sus ofertas por las nuevas concesiones en la Amazonía. El gobierno espera que se firmen los contratos antes de septiembre de 2013.

«Vivimos una contradicción»

La XI Ronda Petrolera tiene lugar en un país que está solicitando fondos para renunciar al petroleo que se encuentra en el subsuelo de la zona Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT) del Parque Nacional Yasuní [en]. La iniciativa gubernamental ha captado 64 millones de dólares de gobiernos, fundaciones y particulares, y el compromiso de 187 millones más. La jefa del comité negociador del proyecto, Ivonee Baki, dijo [en] recientemente:

Ecuador no quiere ser dependiente del petróleo, y esta es una forma de reducir esa dependencia. Los países petrolíferos están malditos. Los países desarrollados dependen tanto del petróleo que no desarrollan nada más. Incita a la corrupción y los pobres pagan el precio. El único beneficio va a parar tradicionalmente a las élites.

En una entrevista con Rebelión en el mes de noviembre, Franco Viteri, presidente de CONFENIAE, señaló la contradicción de la actual administración de Correa:

Cierto, vivimos efectivamente en una contradicción. Mientras se esboza un discurso ecologista en los ámbitos internacionales, el gobierno del presidente Rafael Correa ha lanzado la XI Ronda Petrolera.

Esta contradicción fue objeto de la atención internacional el 26 de octubre de este año, cuando el Centro de Recursos de Derecho Indio de EE.UU. entregó una carta [en] a varios funcionarios de la ONU encargados del cambio climático, en la que señalaban las contradicciones entre el ostensible compromiso del gobierno con la preservación de los bosques y el plan de abrir tres millones de hectáreas de territorio indígena ancestral actualmente preservado en el marco de SocioBosque, un programa ecuatoriano que paga a los pueblos indígenas para evitar la deforestación de sus tierras. La carta cuestiona la legalidad del proceso de concesiones, que ha ido avanzando sin el previo consentimiento libre y documentado de los pueblos indígenas.

COP18

La actual concesión tiene lugar con el trasfondo de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP18) en Doha (Catar), a la que asiste el Ministro de Ambiente de Ecuador. La conferencia se celebró del 26 de noviembre al 7 de diciembre.

Protesta contra la XI Ronda Petrolera en la COP18

Líderes indígenas de la Amazonía ecuatoriana protestan contra la XI Ronda Petrolera en la COP18 de la ONU en Doha. Foto por cortesía de Francisco Shiki, Presidente de FICSH.

Varios líderes indígenas de la Amazonía ecuatoriana, entre ellos el Presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar, Francisco Shiki, llevaron a la COP18 el debate sobre la XI Ronda Petrolera. Según la Fundación Pachamama, estos líderes buscaron alianzas internacionales para denunciar la «falta de voluntad política del Gobierno Ecuatoriano para compromisos de defender las salvaguardias ambientales y sociales en Ecuador».

Tres líderes de Sarayaku –una comunidad indígena [en] ecuatoriana que se hizo célebre por sus batallas legales con compañías petroleras internacionales– se han unido a la protesta. Recientemente realizaron un vídeo de petición en la web de AmazonWatch [en].

Aunque la XI Ronda Petrolera no incluye actualmente sus tierras, el gobierno podría añadir cinco bloques más a la subasta, incluyendo los territorios en Sarayaku (Kichwa). En el blog del pueblo sarayaku se pueden leer varias cartas conjuntas a la administración Correa criticando las anteriores «consultas» del gobierno sobre el petróleo, que no cumplen el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ni la Constitución ecuatoriana en lo que respecta al previo consentimiento libre y documentado de los pueblos indígenas.

Las organizaciones indígenas tienen la intención de seguir protestando a lo largo del mes de diciembre para llamar la atención sobre las contradicciones entre los programas medioambientales de Ecuador, su compromiso constitucional para proteger los derechos de los pueblos indígenas, y las concesiones de tierras vírgenes indígenas en la XI Ronda Petrolera.

10 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.