GlobalVoices en Mas información »

Trinidad y Tobago: ¿Cuál es el rumbo de las industrias creativas?

El 6 de septiembre, el Gabinete de Trinidad y Tobago tomó la decisión de crear la Empresa de Industrias Creativas de Trinidad y Tobago (TTCIC, por sus siglas en inglés). El propósito de esta “superempresa”, desde el punto de vista del gobierno, es fusionar las entidades “creativas” existentes, incluyendo la Trinidad & Tobago Film Company (TTFC) [en] (Empresa cinematográfica de Trinidad y Tobago). ¿Su misión? Desarrollar en comunidad las siguientes industrias: cine, moda, teatro, danza, artes visuales y otras ramas del entretenimiento, incluyendo el festival de Carnaval más importante del país.

El martes, 20 de noviembre, el Ministro de Comercio, Industria e Inversiones, el Senador Vasant Bharath, diseñó un plan para la “racionalización de las instituciones de Trinidad y Tobago” en un desayuno-conferencia organizado por la Cámara de Industria y Comercio de Trinidad y Tobago [en]. Durante esta presentación (enlace al audio más abajo), el Ministro Bharath reveló sus planes para la TTCIC:

Hubo consternación por parte de varios miembros de la comunidad, ya que sintieron que hubo una falta de consulta [en] previa a la decisión. Muchos artistas se preocuparon por la relativa escasez de información de dominio público, aunque la decisión de formar la TTCIC se tomó unos tres meses antes. El 25 de noviembre, varios interesados en la comunidad artística se reunieron con el Ministro Bharath en el Little Carib Theatre [en] de Woodbrook para compartir sus preocupaciones.

La cineasta Mariel Brown [en] se mostró escéptica del rumbo por el que el Ministro quiere llevar [en] la industria cinematográfica:

Por una parte, Ministro, estoy de acuerdo con que se necesita establecer una información adecuada -pero la idea de que un país alguna vez debería privatizar la práctica cultural es absurda. Todos los principales países desarrollados tienen programas de arte construidos con financiación del gobierno, ya que esos gobiernos reconocen que estos programas no son para dar publicidad, sino para crear un ambiente en que se fomente el desarrollo a través de la expresión creativa. Y para hacer otra sugerencia, diré que usted está intentando engañar a mucha gente que parece ser que sabe mucho más sobre esto que usted.

Brown, junto con otros interesados, protestaron vía Facebook [en]:

Mis imágenes de portada y de perfil están en negro en protesta contra la propuesta TTCIC. Como cineasta y parte interesada, pido que haya consultas plenas y libres sobre la  TTCIC y que se permita que la Trinidad and Tobago Film Company [Empresa cinematográfica de Trinidad y Tobago] continúe su trabajo con un presupuesto asignado por el gobierno.

Nigel A. Campbell no se fió de importar fórmulas de países más grandes [en]:

Es un país pequeño en desarrollo, las normas estándar no siempre se aplican. Recuerdo en mis días en la universidad cuando un profesor de estadística nos dijo algo revelador: que las fórmulas y normas que utilizamos en general funcionan en poblaciones grandes, pero tienen que modificarse para las pequeñas. Esa distinción funciona ya estemos hablando sobre el recuento de bacterias o sobre el éxito relativo de las empresas creativas en TT contra en el Reino Unido.

Campbell indicó que debe prestarse mayor atención a lo que ya ha funcionado en vez de eliminarlo todo y empezar de nuevo:

Para mí lo ensayado y comprobado siempre gana una discusión, la noción de que el éxito para atraer espectadores a unos multicines con películas de gran éxito con presupuestos individuales que se acercan a los 200 millones de dólares estadounidenses es la misma fórmula ganadora que se necesita para desarrollar una completa industria cinematográfica con una inversión de menos de 100 millones de dólares de TT es algo que hay que desmitificar. La cartera del Ministro Bharath cubre la Inversión así como el Comercio y la Industria. El ministro debe tener conocimiento de que ya ha habido una inversión constante por parte de empresas del sector privado en el arte y la cultura. Las prisas por catalizar el polo de crecimiento de las industrias creativas desde microempresarios “indisciplinados” a una “industria” son evidentes e inoportunas. La diferenciación de la industria entre segmentos más basados en el mercado y los más relacionados con la cultura estuvieron ausentes en la intervención de Bharath y su enfoque negaba el impacto real económico y de mano de obra que tiene la industria sobre la economía local.  Desestructurados aunque dinámicos y fluidos, algunos segmentos de la industria -los tambores metálicos, el Carnaval- han crecido y han sido exportados a pesar de la intervención del gobierno.

Tras compartir algunas reomendaciones de un informe sobre la creación de industrias musicales en los países en desarrollo [en], Campbell concluyó preguntándose si la TTCIC podría conseguir sus objetivos, basándose en la actuación de organismos estatales anteriores [en]:

…la intervención del gobierno, incluso en TT, no debe competir con los empresarios para premiar a los “pocos que han tenido éxito” con sus cargos en el consejo. Los empresarios más exitosos que aquellos nombrados han estado en organismos estatales reflexionando poco sobre la diversificación de la economía. El sector industrial, a pesar de la intervención de la IDC, la EDC y la TIDCO no se ha convertido en competitivo a nivel mundial, sino más bien con un enfoque regional con un éxito relativo. Durante todos esos años, ¡se podría haber pensado que podríamos competir con India, China o Vietnam! La industria es el segmento de la economía encargado de la producción de bienes. Las industrias creativas se ocupan de los bienes, servicios y propiedad intelectual.

Timothy C. Teemal hizo una serie de propuestas en relación a la política del gobierno: la industria cinematográfica de Trinidad y Tobago [en], ya sea a través de la TTFC o de la TTCIC:

1) La liberación inmediata de todo el personal auxiliar, incluyendo los consejeros.

2) La inmediata suspensión de los viajes para el personal.

3) La inmediata suspensión de la financiación para cualquier programa o iniciativa que se ofrezca.

4) La introducción de una COMPETICIÓN para determinar el “mejor” guión basado en “ser factible” dentro de un presupuesto determinado y su mérito comercial -esto es, su habilidad para ganar dinero.

5) Después de haber seleccionado el guión, reunir a todas las partes interesadas (directores, productores, cámaras, etc.) y retarlos a hacer un largometraje dentro del presupuesto determinado que esté financiado completamente por una TTFC/CIC “simplificada” ya sea por su propia subvención del ministerio o asociado con la comunidad empresarial. La TTFC/CIC tendrá la responsabilidad de reunirse y convencer a otros inversores de la viabilidad comercial de la película y la buena rentabilidad de la inversión.

6) La TTFC/CIC será responsable de adquirir la certificación oficial del proyecto del Ministerio de Artes y Multiculturalismo, que permita a dicho proyecto ofrecer un incentivo de devolución fiscal de un 150% a las empresas que invirtieran en la película.

7) La TTFC/CIC liderará los esfuerzos para asegurar que la garantía de recuperación del 35% para los costes de producción de la película sea maximizada.

8) La TTFC/CIC liderará los esfuerzos para adquirir la distribución de dicho proyecto. Esto incluirá los cines y multicines locales y regionales, así como los pactos internacionales.

Pero quizás uno de los argumentos más convincentes para abandonar la Trinidad & Tobago Film Company es ofrecido por el cineasta Dion Boucaud [en]:

El gobierno de la Alianza del PUEBLO ha decidido SIN NINGÚN TIPO DE CONSULTA disolver la Trinidad & Tobago Film Company (TTFC) [en] y renombrarla como la Empresa  de Industrias Creativas de Trinidad y Tobago (TTCIC). Con esta nueva empresa planean reunir el cine, la moda, el teatro y el entretenimiento. Para este fin, la Trinidad & Tobago Entertainment Company (TTENT) [en] enviada.

Para la mayoría de la gente, esto podría no resultar amenazador, simplemente otro plan del gobierno. Pero no verán el barril hasta que estén dentro con los otros cangrejos.

Un argumento que se da es que el sector del cine lo está haciendo tan bien que quieren aplicar ese modelo para desarrollar el resto de sectores.

El éxito actual del sector del cine se atribuye directamente  al enfoque individual de la TTFC con una CONSULTA CONSTANTE con los interesados en la industria. Es una locura y una falacia creer que este mismo éxito se puede conseguir destruyendo una entidad exitosa y dividir su enfoque a sectores tan diferentes. Lo que seguramente ocurra es que se tire la pelota y cualquier progreso futuro de la industria cinematográfica se pierda, ya que la nueva entidad lucha con muchas necesidades que compiten de varios sectores y la decisión y la inmediatez darán lugar al consentimiento y a la priorización.

Peor es la velocidad con la que están desmontando sistemáticamente los logros de los interesados tan arduamente conseguidos SIN CONSULTAR y con una falta de entendimiento total que podría hacerles creer que todas las Industrias Creativas pueden ser agrupadas. Es decir, “evidentemente” el cine, la moda, el teatro, el entretenimiento ¿Cómo de diferentes pueden ser?

Este enfoque “VERTICALISTA” limpio y luego sucio a los interesados en el cine no habla de las ideas de cooperación e inclusión. Muestra una gran falta de respeto e ignorancia hacia cómo funciona la industria y en lo que necesita crecer y desarrollarse.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.


Regiones del mundo

Países

Idiomas