¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

La sofisticada censura de Angola

[Todos los enlaces llevan a páginas en portugués, a menos que se indique lo contrario]

Angola celebró el 37° aniversario de su independencia el 11 de noviembre del 2012. Pero, en realidad, ¿cuán independiente es el país hoy en día? En cuanto a medios de comunicación y comunicación social se refiere, por ejemplo, la realidad es inquietante y, según los especialistas, la censura en Angola tiende a volverse más sofisticada.

Uno de los episodios más recientes de censura ocurrió el 27 de octubre del 2012, cuando el periódico Semanário Angolense fue retirado de la imprenta por la empresa Media Investe. La razón fue la publicación de casi todo un discurso del presidente del partido de oposición UNITA [es], Isaías Samakuva, en el cual fue bastante crítico acerca del estado de la nación. Maka Angola lo publicó primero:

A  empresa proprietária, controlada por altas figuras dos Serviços de Segurança e Informação do Estado (SINSE), retirou os exemplares impressos do jornal para serem queimados. Maka Angola obteve uma cópia digital do jornal censurado, cujas páginas 8, 9 e 10 reproduzem, com tratamento gráfico, o discurso de Samakuva, de 23 de Outubro.

La empresa propietaria, controlada por altos mandos de los Servicios de Información y Seguridad del Estado (SINSE), retiró los ejemplares impresos del periódico para ser quemados. Maka Angola obtuvo una copia digital del periódico censurado, cuyas páginas 8, 9 y 10 reproducen, con tratamiento gráfico, el discurso de Samakuva del 23 de octubre.
Copy of the cover of the censored <em>Semanário Angolense</em>. The speech given by Samakuva on October 23 is reproduced on pages 8, 9 and 10.

Copia de la portada del censurado Semanário Angolense. El discurso pronunciado por Samakuva el 23 de octubre figura en las páginas 8, 9 y 10.

El discurso del líder del principal partido de oposición de Angola -la versión completa se difundió en Internet por Maka Angola [pdf]- criticó el hecho de que el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, no haya pronunciado el discurso sobre el estado de la nación en la apertura de la tercera legislatura, como establece la Constitución. En vez de eso, el jefe de Estado angoleño pidió que se distribuyeran copias de su discurso de investidura a los miembros del Parlamento el 26 de septiembre. Esto fue ampliamente criticado por la oposición así como por varios sectores de la sociedad.

En una entrevista con la [cadena] DW, el activista angoleño de los derechos humanos y fundador de Maka Angola, Rafael Marques, señala que ésta es “otra manera de controlar la información que circula” en el país:

O presidente da UNITA fez um discurso bastante contundente que teve grande aceitação na sociedade (…). Daí a necessidade de ter que garantir que o discurso de Isaías Samakuva não tenha ampla circulação. Ele está a circular apenas na internet e, como é do conhecimento geral, Luanda e o país sofrem uma grave crise de abastecimento de eletricidade. Logo muito poucas pessoas têm acesso à internet e os jornais são mais lidos, porque um jornal pode ser lido por várias pessoas. Agora também os jornais privados são controlados pelo aparelho de segurança e neste caso houve uma falha dos censores, mas mesmo assim ainda foram a tempo de ir buscar os jornais da impressão diretamente para a queima.

El presidente de UNITA dio un discurso muy duro que fue ampliamente aceptado en la sociedad (…). De ahí la necesidad de asegurarse de que el discurso de Isaías Samakuva no tuviera una amplia difusión. Sólo se encuentra en Internet y, como es bien sabido, Luanda y el resto del país sufren de una severa crisis de suministro eléctrico. Es por eso que muy pocas personas tienen acceso a Internet y los periódicos son más leídos, porque un periódico puede ser leído por muchas personas. Sin embargo, los periódicos privados también son controlados por el aparato de seguridad y, a pesar de que los censores fallaron en este caso, ellos pudieron llegar a tiempo a la imprenta para buscar los periódicos y, acto seguido, quemarlos.

En este sitio web, el Sindicato de Periodistas Angoleños [Sindicato dos Jornalistas Angolanos (SJA)] lamenta que “incidentes” como éste no sean noticia en el panorama de la “libertad de prensa” en Angola:

Este tipo de atentados começou verificar-se desde a altura, já lá vão mais de dois anos, em que alguns semanários luandenses começaram a ser comprados por empresas sem rosto, tendo neste âmbito mudado de proprietários o “Semanário Angolense”, a “A Capital” e o “Novo Jornal”. Do ponto de vista editorial, “A Capital” foi até agora a publicação que mais foi violentada/censurada pelos seus novos proprietários, por razões claramente políticas e relacionadas com a sua discordância no tocante a determinadas matérias desfavoráveis aos interesses do actual poder político.

Este tipo de ataques comenzaron a ocurrir hace más de dos años, cuando algunos semanarios de Luanda empezaron a ser comprados por empresas sin rostro que habían cambiado de propietario como Semanário Angolense, A Capital y O Novo Jornal. Desde un punto de vista editorial, A Capital es, hasta la fecha, la publicación que ha sido más violentada/censurada por sus nuevos propietarios, por obvias razones políticas y relacionadas con su desacuerdo sobre ciertas materias que no son nada favorables para los intereses del actual poder político.

El caso de Semanário Angolense generó numerosos comentarios en las redes sociales. El 29 de octubre del 2012, Joana Clementina comentó en Facebook:

Tanto barulho porquê? O Semanário em questão tem um dono e cabe a ele decidir o que vai para a rua. Se o problema é o discurso do man samas [Isaías Samakuva], a Rádio Despertar pode passar sempre que quiser e diga-se que a Despertar tem maior audiência em relação ao Angolense. No big deal. Ficaria feliz se vocês apontassem soluções para o problema da luz e água. O Semanário Angolense nem está ao alcance do bolso do cidadão comum, uma minoria é que o lê.

¿Por qué tanto alboroto? Semanário tiene un dueño y sólo él puede decidir qué se publica y qué no. Si el problema es el discurso de man samas [Isaías Samakuva], Rádio Despertar puede transmitirlo cuando quiera y, a decir verdad, esta radio tiene una mayor audiencia que Semanário. Así que no es para tanto. Estaría feliz si ustedes nos dieran soluciones a los problemas de electricidad y agua. Semanário Angolense no está al alcance del bolsillo del ciudadano común, sólo una minoría lo lee.

Poco después, Mingiedy Mia Loa respondió directamente al comentario:

Joana Clementina: independentemente do dono, existe o Conselho Nacional de Comunicação Social e cabe a este órgão regular e fiscalizar a linha editorial dos órgãos de comunicação social, sejam eles privadas ou publicas, e por outra a Constituição de Angola não prevê censuras em matérias jornalísticas no seu capitulo de liberdades de expressão…

Joana Clementina: independientemente del dueño, existe un Consejo Nacional de Comunicación Social y corresponde a este organismo regular y supervisar la línea editorial de los medios de comunicación, sean éstos públicos o privados. Además, la Constitución de Angola no prevé censuras en el campo del periodismo en su capítulo de libertad de expresión…

El 30 de octubre, Maurilio Luiele también escribió en Facebook:

O facto é que a constituição consagra a liberdade de imprensa e ipsis factus proíbe a censura. Se isso não é censura então é o quê? O que está em causa é a violação da Constituição, e pior ainda, a forma sistemática e leviana como se ultraja a Lei em Angola. Sempre me faço a seguinte pergunta: se a lei não é a baliza e livre arbitrio prevalece onde fica o Estado Democrático de Direito? Onde está a PGR para defender a legalidade?

El hecho es que la Constitución consagra la libertad de prensa y prohíbe la censura ipso facto. Si esto no es censura, entonces ¿qué es? La violación de la Constitución está en juego, y peor aún, la manera sistemática y deliberada con la que se atenta contra la ley en Angola. Siempre me hago la siguiente pregunta: si la ley no es el límite y prevalece el libre albedrío, ¿en dónde queda el Estado democrático de derecho? ¿Dónde está la PGR [Procuraduría General de la República] para defender la legalidad?

Como señala el SJA, citando la legislación vigente (Ley n.° 7/06 desde el 15 de mayo del 2006 [pdf]), el ataque contra la libertad de prensa ocurre cuando:

[...] aquele que fora dos casos previstos na lei impedir ou perturbar a composição, impressão, distribuição e livre circulação de publicações periódicas, impedir ou perturbar a emissão de programas de radiodifusão e televisão, apreender ou danificar quaisquer materiais necessários ao exercício da actividade jornalística.

[...] alguien, fuera de los casos previstos por la ley, impide o perturba la composición, impresión, distribución y libre circulación de publicaciones periódicas; impide o perturba la emisión de programas de radiodifusión y televisión; se apodera o causa daños a cualquier material necesario para el ejercicio de la actividad periodística.

¿No debería respetarse la libertad de cada individuo?”, pregunta el investigador Eugénio Costa Almeida en un artículo de opinión sobre el tema publicado el 2 de noviembre en el semanario angoleño Novo Jornal:

A ser verdade esta eventual atitude, deram mostras de não respeitar a liberdade de cada um. A liberdade de quem escreveu, a liberdade de quem produziu e, mais grave ainda porque a condiciona, a liberdade de escolha do leitor. Porque os jornais, a comunicação social, só existe porque há leitores, ouvintes e telespectadores que lêem, ouve, ou vêem as notícias e as opiniões emitidas para, posteriormente, terem a liberdade de as apreciar, citar ou questionar e criticar as mesmas e delas tirarem as ilações possíveis.

De ser cierta esta eventual actitud, ellos no mostraron respeto alguno por la libertad de cada individuo. La libertad del redactor, la libertad de aquellos que produjeron [el periódico] y, más grave aún porque la condiciona, la libertad de elección del lector. Porque los periódicos, la comunicación social, sólo existen gracias a que hay lectores, oyentes y televidentes [telespectadores] que leen, escuchan, o ven las noticias y opiniones transmitidas para que, después de todo, tengan la libertad de disfrutarlas, citarlas, o cuestionarlas y criticarlas para así sacar todas las posibles conclusiones.
"Samakuva: Where's my speech?"  Picture shared on the Facebook profile of Kissonde Project.

“Samakuva: ¿Dónde está mi discurso?” Imagen compartida en el Facebook de Projecto Kissonde.

Episodios como éste son prueba de que el “lápiz azul” angoleño [símbolo de censura] está tomando nuevas dimensiones, con la propaganda y la censura limitando cada vez más la libertad de prensa. El modelo de censura angoleño es incluso más “sofisticado que el chino”, sostiene el analista angoleño Nelson Pestana en una entrevista con la DW:

O modelo de censura chinês é assumido como um dos mecanismos do partido. Em Angola não. O discurso de legitimação passa pela ideia de democracia, pela ideia de pluralismo. Não é um órgão exterior que impede o jornal de circular é o próprio dono do jornal que decide que desta vez não circula. Só que o dono do jornal faz parte do grupo do poder e por isso é evidentemente um mecanismo de censura e de controlo da opinião pública nacional.

El modelo de censura chino es asumido como uno de los mecanismos del partido. Pero no en Angola. El discurso de legislación comprende la idea de democracia, la idea de pluralismo. No es un órgano exterior que impide la circulación de los periódicos; es el dueño del periódico el que decide que esta vez no va a circular. El problema es que el dueño del periódico es parte del grupo del poder y, por ende, es un claro mecanismo de censura y control de la opinión pública nacional.

“Ninguno de los PALOP [Países Africanos de Lengua Oficial Portuguesa] cuenta con los medios de presión que Angola tiene”, criticó el periodista portugués Pedro Rosa Mendes en una entrevista en febrero de este año, poco después de que el programa de radio en el que colaboraba (Este Tempo, transmitido por la emisora Antena 1) fuera suspendido tras la difusión de un artículo de opinión [es] que criticaba al Gobierno angoleño:

É óbvio, para toda a gente que não queira ser ingénua, que muita da pressão que Angola pode fazer já funciona por si. É uma espécie de diplomacia paralela e de pressão tácita.

Es evidente, para todos los que no quieren ser ingenuos, que mucha de la presión que Angola ejerce ya funciona por sí misma. Es una especie de diplomacia paralela y de presión tácita.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.