En un artículo [ru] publicado esta misma semana, el periódico Izvestia citó fuentes anónimas dentro del Kremlin que sostienen que el gobierno federal está desanimando a los jefes regionales y gobernadores de comunicarse públicamente a través de Twitter. El lema no oficial es “produce resultados en ‘hechos reales', no en línea”, aunque el periódico especula que el Kremlin está más interesado en evitar que se repitan escándalos que involucren a funcionarios del Estado que tuiteen comentarios vergonzosos. Nikita Belykh, gobernador de Kirov y popular bloguero, niega [ru] toda campaña contra Twitter, que dice que usa como una “continuación de máxima apertura” con su circunscripción.