GlobalVoices en Mas información »

Perú: Policía realiza bloqueo en La Parada

Luego de los violentos hechos sucedidos en La Parada el jueves 25 de octubre durante un operativo de bloqueo de calles para desactivar el mercado mayorista La Parada, y de la tensa calma que se vivió al día siguiente con un nuevo operativo abortado, finalmente el sábado 27 se realizó el bloqueo programado. Sin embargo hubo dos muertos más, unos 100 detenidos y un número indeterminado de heridos.

Alrededor de las 11 de la mañana del sábado empezaron a llegar los contingentes policiales en gran número a La Parada, lo que de inmediato ocasionó la reacción de la gente de la zona, comerciantes y otros, dándose los primeros enfrentamientos. La policía respondió con bombas lacrimógenas y empezó a colocar los bloques de cemento.

A la una de la tarde se reportó que el número de efectivos policiales en La Parada era de 5000 aproximadamente, y a las 2pm ya se habían colocado la mayoría de bloques de cemento. Hacia las tres de la tarde ya el operativo prácticamente había concluido, pero por razones de seguridad se dispuso que 1000 policías permanecieran repartidos en las zonas de La Parada y Gamarra hasta el día siguiente.

La alcaldesa Susana Villarán, por su parte, puntualizó que están cumpliendo la ley y poniendo orden en una zona insegura. También dijo que el nuevo mercado mayorista es algo que “los limeños se merecen”, y alabó la labor policial. Por su parte, el Jefe de la Séptima Región Policial declaró que el operativo fue “impecable”.

La Parada, Lima, Perú.

La Parada, Lima, Perú. Foto de fokus Lima en Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Ese mismo día sin embargo, Lima estuvo asolada por rumores de saqueo procedentes de diversos distritos. Muchos de ellos fueron falsos pero algunos si fueron ciertos, aunque ninguno de gran alcance.

El general de la Policía Nacional del Perú (PNP), Raúl Salazar, declaró que “Hay un psicosocial en las redes que ha estado desinformando a la sociedad.” No está claro si fue algo coordinado o no pero incluso algunos medios tradicionales se hicieron eco de los rumores, y en Twitter por momentos parecían provenir de todos lados. Al sociólogo Gonzalo Portocarrero le preguntaron por el rol de las redes sociales en esto, y dijo:

Parece ser que en las redes sale un poco el inconsciente social. Se revela una verdad que de otra manera, se esconde. No es decente sostener públicamente que hay que matar a todos los delincuentes, pero en las redes sí se puede circular esto entre amigos…

Pero en las redes sociales no sólo circularon rumores, la pésima impresión que dejó el primer y fallido operativo aún no se borra de las mentes de muchas personas. Martín Soto escribe unas cortas reflexiones en su blog:

Ahora, en qué país, unos vándalos manejan mejor información y van mejor organizados [y armados] que las fuerzas del orden.

No me da la cabeza para más. Igual, la semana que viene, esos vándalos que hoy jugaron al Mortal Kombat, seguirán cargando tu fruta.

Gente desde la perspectiva de diferentes canteras políticas opina sobre los sucesos de unos cuantos días atrás. Las conclusiones no suelen ser positivas. El economista César Vásquez Bazán, ex ministro durante el primer gobierno aprista, escribe:

Los vergonzosos sucesos del jueves [...] pintan un auténtico cuadro de lo que es el Perú de la actualidad. Una sociedad desorganizada, atrasada, desmañadamente dirigida, con un amplio sector de la población viviendo en estado de pobreza. Gente desheredada que ante la posibilidad de perder los pocos cobres que obtiene en empleos precarios en el comercio mayorista, defiende lo que considera suyo y expresa con violencia su rechazo al Estado expoliador y a sus representantes, sean éstos el Municipio de Lima o la policía.

En el blog Voz liberal del Perú, Dante Bobadilla plantea separar los temas:

Por un lado está el tema mismo de La Parada como mercado mayorista, y por otro lado está el problema de la marginalidad social que existe en esa zona. [...] No deberían mezclarlos y acabar llamando delincuentes a los comerciantes. No se trata de apoyar la delincuencia sino de reconocer los hechos con objetividad y condenar la ineptitud de nuestras autoridades. [...] en el tema del mercado mayorista hemos asistido al fracaso anunciado y previsto luego de una larga lista de torpezas cometidas por la gestión de Villarán, [...] es obvio que la alcaldesa Villarán no tiene un plan para La Parada ni mucho menos para toda esa zona.

Por otra parte, Eduardo Gonzáles nombra al fujimorismo y al senderismo como actores en buena medida responsables de lo sucedido, ya que “ambos son proyectos que se nutren de la marginalidad extrema”:

El fujimorismo, porque el capitalismo sin reglas de lugares como La Parada o negocios como el transporte urbano, genera riquezas extraordinarias y una burguesía lumpen con líderes y redes clientelares. El senderismo, porque lugares como La Parada generan riquezas sólo a condición de la explotación y embrutecimiento atroz de sectores populares de pobre experiencia organizativa. Ni unos ni otros buscan soluciones, sino, por el contrario, el mantenimiento de un statu quo de ilegalidad y violencia. [...]

En el blog Kausa Justa, del Equipo de Incidencia en Derechos de IPRODES, publican un comunicado “ante los hechos lamentables de La Parada”, donde señalan que “las responsabilidades son claras” y corresponden en primer lugar a los comerciantes de La Parada, pero también a la Municipalidad Metropolitana de Lima y su alcaldesa Susana Villarán. Mientras la responsabilidad de los comerciantes es penal, la de la Municipalidad es con el orden y la mejora de Lima.

El Equipo Peruano de Antropología Forense detalla una serie de lecciones que deducen de lo acaecido en La Parada, entre las cuales declaran:

Consideramos que esta situación no se solucionará con políticas meramente represivas o de “profilaxis social”, sino con un enfoque integral que contemple la prestación de servicios básicos de seguridad, educación, salud y transporte, aspectos sistemáticamente negligidos por muchas administraciones del Gobierno Central.

Además rechazan ciertas versiones que indican que las ONG podrían tener algún tipo de responsabilidad en hechos violentos como el de La Parada.

Finalmente, el periodista y escritor Dante Castro ofrece una reflexión desde la izquierda:

La alcaldesa Susana Villarán ahora enfrenta la insurgencia de diversos sectores e intereses unidos que se resisten al ordenamiento y la reubicación. El descontento ha sido capitalizado por la derecha que pide su revocatoria. [...] Queda demostrado hoy que Susana Villarán no tenía una estrategia social para la reubicación de La Parada.

La reubicación de La Parada implica la desarticulación económica de dos distritos que han vivido gracias a ella. Cerrar el paso de camiones con grandes bloques de concreto, implica que cientos de personas no trabajarán los siguientes días. Pero más allá del reordenamiento necesario, esto nos obliga a meditar acerca del caos que trae el crecimiento capitalista en Lima.

La Parada sale, victoria del municipio, pero esto deja sin ocupación a una multitud que vive en los alrededores. Los delincuentes, entre quienes se alzaron, no fueron tantos. Eran más los sub-ocupados, estibadores, ambulantes, vendedores de alimentos, recicladores, etc., que se quedan en la calle. La mafia se traslada a Santa Anita: solamente es un cambio de lugar. Los que amasan fortunas siempre ganan, aquí o allá.

Post original publicado en el blog personal de Juan Arellano.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.


Regiones del mundo

Países

Idiomas