¿Ves todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérese de más sobre Traducciones Lingua  »

Australia: Ataque verbal a la primera ministra desata la ira en internet

La noche del pasado sábado 29 de septiembre la ira estalló de manera espontánea en los medios sociales autralianos cuando trascendió la grabación de un periodista del Sunday Telegraph [en] en dónde se oye al polémico conductor radial Alan Jones haciendo un comentario de mal gusto sobre el padre de la primera ministra Julia Gillard. Esta ira se ha traducido en acción ya que se han utilizado twitter y facebook para exigir el despido del controvertido conductor.

Uno de los primeros en comentar sobre este tema fue Tom Cummings en el blog in other words… [en] donde dijo:

A pesar de que soy reacio a darle importancia a las divagaciones de un viejo amargado, creo que algunas cosas deben ser cuestionadas. La edición de mañana del Sunday Telegraph publicará un artículo de casi una página que describe cómo, en la Cena del presidente del Club Liberal de la Universidad de Sídney, el polémico locutor radial Alan Jones le dijo a un grupo de miembros del partido liberal que John, el recientemente fallecido padre de la primera ministra, ‘murió de vergüenza'. El locutor dijo: ‘El anciano murió de vergüenza hace unas semanas; vergüenza de pensar que tenía una hija que mentía cada vez que se presentaba como candidata al parlamento'.

Tom también incluyó esta imagen del Sunday Telegraph del día siguiente que pronto comenzó a circular por Twitter:

Por otro lado la comediante y comentarista Catherine Deveny [en] fue una de las muchas que tuiteó una lista con los patrocinadores de Jones obtenida del sitio web de la emisora.

@CatherineDeveny: Esta es una lista de las empresas a tener en cuenta respecto del #boycott2GB (boicot a la emisora 2GB) debido al continuo odio y misoginia de Jones y la emisora. pic.twitter.com/hH8TvwaX. 30 de septiembre, 2012.

La etiqueta de twitter #boycott2GB [en] se propagó rápidamente y pronto Alan Jones [en] se convirtió en tendencia en el twitter australiano.

alan jones

Alan Jones. Fotografía obtenida de la página de flickr Eva Rinaldi, Celebrity and Live Music Photographer.

En el sitio web Change.org [en] se presentó la petición “2GB y anunciantes asociados al programa de radio de Alan Jones: rescindan el contrato y cesen la asociación con Alan Jones”. Para el jueves 2 de octubre esta petición había superado las 75.000 firmas.

Una petición similar exige el despido [en] de un ejecutivo de Woolworths quien presuntamente donó un costal para la subasta que se realizó durante la cena. El costal hace referencia a un contencioso comentario previo que había hecho Jones sobre Julia Gillard.

Al comienzo resultaba difícil pensar que alguien apoyaría a Jones o su posterior disculpa oficial. El locutor se defendió al alegar [en] que es objeto de odio, vilipendio y celos. Warren [en] no quiso extenderse sobre este tema:

@surfbird03: Aunque los comentarios de Alan Jones fueron, en el mejor de los casos, estúpidos, no los dijo en directo. Tal vez, sólo tal vez, es tiempo de seguir adelante. 10 de octubre, 2012.

Algunos tuiteros que se oponen a Gillard y su gobierno laborista tuitearon al respecto. Ted Ball [en] trató de centrar la atención en el partido laborista:

‏@TedTBall: los parlamentarios laboristas que usan al padre de Gillard como un arma política son igual de malos, sino peores, que Alan Jones.#auspol #alp #myliberal. 1° de octubre, 2012.

Este comentario es posterior a los ataques al líder del Partido Liberal Tony Abbott que aseguran que ha bajado el nivel de su discurso político [en]. no cabe duda que el tono del debate online ha tocado fondo en los últimos años. Además, los internautas también han utilizado facebook. Para el lunes, la página de facebook de Toyota Australia [en] tenía mas de 350 comentarios. Anne Fitzgerald [en] resumió el sentimiento:

¡Dios mío! Amo los toyota. Por favor no patrocinen a Alan Jones. El impacto que esto ha generado en los medios sociales durará años. La combinación de la tragedia acontecida en Melbourne la semana pasada y el comportamiento ofensivo de Alan Jones ha logrado que cada vez más personas protesten de esta manera. Por años no podremos olvidar los nombres de aquellos quienes antepusieron los beneficios a la ética. ¡Quítense de esa lista! ¡Pondré en mi carro un cartel para denunciar mi Rav4 hasta que lo hagan!

Esta historia se desarrolla rápidamente. Algunos anunciantes y patrocinadores han retirado su apoyo [en] y un par de emisoras han dejado de emitir el programa de Jones. Una nueva petición que alcanza las 500 firmas pide que se le revoque el título de la Orden de Australia [en] que se le otorgó en 1988 por sus servicios como entrenador de la Unión Australiana de Rugby.

[Nota personal: al autor de este post es uno de las decenas de miles de personas que tomaron algún tipo de medida como respuesta al comportamiento de Alan Jones].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.