La huelga de hambre ha sobrepasado los 40 días y, de acuerdo a un portavoz de los prisioneros, éstos se han deteriorado físicamente y están experimentando síntomas de insomnio, calambres y dolores musculares. El propósito de la huelga de hambre es, entre otras cosas, llamar la atención al uso del gobierno chileno de la Ley Antiterrorismo [en] y la lucha del pueblo Mapuche para recuperar sus territorios ancestrales [en].

Ryan Seelau reporta en Indigenous News [en].