Guyana-Gyal [en] explica cómo la ceremonia de los Juegos Olímpicos “[le] recuerda [a ella] la importancia de permanecer fiel a los [sus] sueños sin importar lo locos que puedan sonar para la gente aquí.”